Opinión

¿Me excuso y ya?

La diputada del PRD cambió de opinión por horas. En entrevistas radiofónicas ayer por la mañana, Purificación Carpinteyro dijo que no y que no. Que no se excusaba ni se iba.

Con la estrategia de que mal de muchos, consuelo de ya saben quién, dijo que si ella tenía conflicto de intereses, otros también lo tenían. Y ya en el arrebato, se comparó con ¡Carlos Romero Deschamps!

Unas horas después su postura había cambiado. Aceptó irse de las discusiones para no “enturbiar”.

La pregunta que queda en el aire es: después de haberse revelado qué es lo que motiva a la legisladora a incluir o quitar elementos de las leyes secundarias, ¿puede el PRD tener cara para presentar una propuesta de dictamen que esté libre de sospecha?

O bien, ¿aceptaban los perredistas que se valía todo –hasta el conflicto de interés y el tráfico de influencias– si el objetivo era pegarle a Televisa, como lo sostiene Doña Puri?

PAN: con cara de yo no fui

El jefe de la bancada del PAN en el Senado de la República apareció ayer con cara de yo no fui.

Jorge Luis Preciado, conocido porque cuando está contento manda traer mariachis y porque le apuesta también a ser candidato a la gubernatura de Colima, ayer tranquilizó a sus detractores que acusan a la bancada albiazul de frenar la aprobación de las reformas a las leyes secundarias.

Y fue Preciado el encargado de anunciar que ahora sí estaban en condiciones de solicitar un periodo extra que se realizaría a finales de la próxima semana para ver el tema de telecomunicaciones.

La revelación ya no causó sorpresa, porque las reformas secundarias en materia de telecomunicaciones debieron estar aprobadas –según los transitorios– desde el 8 de diciembre del año pasado. Uff.

Los senadores esperan que las diferencias entre los Javieres, Lozano y Corral, hayan quedado superadas –si es que esto es posible– o se corre el riesgo de suspender otra vez los trabajos de telecom. Veremos.