Opinión

Mazda: confiamos en el libre comercio

 
1
 

 

Mazda llama a revisión a 4.9 millones de unidades

LOS ÁNGELES.- Hablé ayer en esta ciudad californiana con Akira Marumoto, el vicepresidente ejecutivo global de Mazda Motor Corporation, una de las empresas automotrices que más velozmente están creciendo en nuestro país. Su empresa lanzó al mercado antenoche una versión totalmente renovada de la camioneta SUV mediana CX-5, un crossover de muy fina manufactura que llegará a México a mediados de 2017.

Le pregunté si espera algún cambio en sus planes estratégicos con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos. Dijo que “apenas ha transcurrido una semana desde la elección del presidente.

En Mazda esperamos que el libre comercio continúe, y que nuestras ventas permanezcan sólidas y vigorosas”. Es una declaración muy relevante de una firma japonesa que hace menos de dos años inauguró una planta en Guanajuato, y que valora de México sus acuerdos comerciales.

Marumoto defiende que su empresa no únicamente persigue ventas por volumen, sino elevar la calidad del producto. Respecto de la planta guanajuatense afirma que la operación funciona conforme a lo planificado, y que con esa planta es suficiente por el momento en México para alcanzar ventas anuales globales por un millón 650 mil vehículos en 2018.

Uno de los elementos discursivos de Mazda es realmente poderoso: el diseño de sus vehículos se está acercando a lo que podría calificarse como arte. La firma dice que se nutre de la inspiración japonesa, que tiene atributos de pureza y simplicidad. Incluso mostraron en el lanzamiento un par de fotos y un gráfico del famoso jardín zen Ryõan-ji, de 1488, que se encuentra en la ciudad de Kioto, y que sirvió para hacer un paralelismo entre las líneas visuales que se trazan entre el espectador y el objeto, consiguiendo una poderosa sensación de movimiento, infinitud y pureza.

La manufactura inicial de Mazda, cuando concibe sus autos, es prácticamente artesanal. Ese parece ser el secreto de esta firma. La CX-5 pertenece a una nueva generación de crossovers. El modelo lanzado incluye diseño Kodo (alma en movimiento), y tecnología SkyActiv (ligereza de materiales sin sacrificio de desempeño). La apuesta de Mazda es grande al respecto, porque la CX-5 representa una cuarta parte de todo el volumen de ventas de la compañía en los 120 países donde tiene presencia. Marumoto señala que “durante los últimos dos años hay una tendencia expansiva de adquisición de vehículos de esta categoría en todo el mundo”.

Marumoto espera que a finales de este año más de 50 por ciento de las ventas de Mazda en México sean de SUVs, y explica que el crecimiento de esta firma en nuestro país obedece a una fortísima vinculación de su equipo local con la red de distribuidores.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
El culebrón de Urbvan en la CDMX
Aeroméxico reconsidera la alianza con Delta
El periodismo mexicano cambiará por Trump