Opinión

Mazaryk para
los delincuentes

El remozamiento de avenida Masaryk en Polanco era algo que no se necesitaba, que nadie pidió y por lo que los vecinos de dicha demarcación tuvieron que pagar “contribuciones de mejora” porque, a decir de la autoridad del Distrito Federal y de la Delegación Miguel Hidalgo, impactará de manera importante en el incremento de la plusvalía de los inmuebles ubicados en esa colonia.

El argumento parece ser sensato y, sin embargo, parece coincidir que a partir de esta obra –cuya ejecución carece de planeación, coordinación y sentido común- se ha incrementado de manera alarmante la inseguridad en la hasta hace muy poco tiempo, muy segura colonia de Polanco.

En consultas realizadas con diversos expertos en materia de seguridad sobre este cambio dramático, parecen coincidir que existen diversos factores que se han conjugado en esta coyuntura, entre otros, el conocido “efecto cucaracha” que se viene dando desde hace varios meses hacia la zona conurbada del Estado de México, como consecuencia de la nueva estrategia de seguridad instrumentada por el gobierno federal en territorio michoacano, que incrementó los niveles de inseguridad y violencia sobre todo en el oriente del Estado de México.

Al ser combatidos con apoyo de fuerzas federales en tierras mexiquenses, los delincuentes parecen haberse desplazado hacia la capital del país, en dónde la obsesión de Miguel Mancera por no solicitar el apoyo de éstas parece haberse convertido en necedad. Ahí están los resultados: un incremento de la violencia y la inseguridad en el Distrito Federal.

En el caso particular de Polanco, además existe –a decir de los expertos- una agravante que es la ejecución de las obras de remozamiento de Presidente Masaryk, ya que parece ser que no se tomó en cuenta una estrategia de seguridad pública ligada a las obras, mismas que han permitido el acceso prolongado de una gran población
flotante que no tiene vínculos con la zona, entre contratistas, compañías constructoras, distribuidores de materiales, etcétera, lo que puede haber provocado que grupos de delincuentes o maleantes en solitario se camuflen entre esta población temporal para poder cometer delitos bajo al abrigo de la terrible desorganización de las obras.

También parece haber contribuido al incremento de la inseguridad la terrible o nula comunicación por parte de quienes ejecutan las obras, ya que cierran vialidades de manera arbitraria, sin avisar a la población, con lo que la fluidez con la que de manera normal circulaban las patrullas, a partir de estas obras ha quedado prácticamente nulificada. Pero además, el cierre inopinado de calles, sin planeación y sin sentido lógico, ha provocado que muchas de las calles ahora cerradas comiencen a convertirse en auténticos estacionamientos en manos de “franeleros” que así logran burlar a la autoridad y a los parquímetros, al tiempo que recuperan el territorio de Polanco.

Estos franeleros fueron señalados por Rudolph Giuliani como una posible fuente de información y vigilancia al servicio de la delincuencia, pero a nadie le importa. En caso de encontrarse en un "aprieto" en Polanco y querer huir, habrá que encomendarse al santo de su devoción, porque lo más probable es que no encuentre una vía de salida abierta, porque las que ayer funcionaban, hoy ya no lo hacen, porque las han cerrado sin avisar a nadie.

Así pues, no es extraño que la delincuencia y la inseguridad sigan en aumento por una obra absurda, sin sentido y sin necesidad, pero que -eso sí- concluirá antes del proceso electoral federal y local del próximo año. Tal vez ese cálculo político no previó que estas obras afectarías a la sociedad por el inadecuado o nulo manejo de la estrategia de seguridad.

Es posible que en 2015 Miguel Hidalgo pueda ser borrada del mapa de los amarillos, por la miopía de Miguel Mancera y Víctor Hugo Romo, que no fueron capaces de visualizar las reales consecuencias de esta obra de relumbrón. Lamentable gestión que ha hecho que Masaryk sea para los delincuentes.

Correo: gonzalezrobles@gonzalezrobles.com

Twitter: @carlosjaviergon