Primera pelota para AMLO
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Primera pelota para AMLO

COMPARTIR

···

Primera pelota para AMLO

03/07/2018

Día axial para México. Larga noche. Mañana temprana. Las urnas dieron un triunfo demoledor a Andrés Manuel López Obrador en unas elecciones históricas en la vida institucional, y democrática, de la República. Antes del mediodía de ayer, la Selección mexicana volvió a estrellarse en la pared de los octavos de final de una fase final de la Copa del Mundo de futbol. En la política sucedió un cambio radical. En la cancha todo siguió igual, la misma medianía, la misma mediocridad, la misma actitud pusilánime ante un grande como Brasil, que, de no ser por Guillermo Ochoa, hubiera goleado a los mexicanos con el mismo abuso de los años 50.

Así, fresco, aparece el tema del deporte (como hecho político) para el nuevo gobierno federal. Es cierto que el representativo nacional es la cara más nítida de la mala administración de la Federación Mexicana de Futbol y de su Liga MX, en la que no debe intervenir la administración pública. Pero la derrota en Rusia abre una pregunta clara para López Obrador: ¿Qué hará para que más niños y jóvenes practiquen más deportes para desfutbolizar la despensa emocional en las competencias internacionales? ¿Será prioridad el ejercicio físico en su plataforma de gobierno o lo marginará de los planes urgentes como lo hicieron las administraciones priistas o panistas?

Debe saber el presidente electo que más de la mitad de los municipios mexicanos no cuenta con una instalación deportiva; que el ejercicio físico es ajeno a más de la mitad de los mexicanos mayores de 15 años y que la mayoría de los jóvenes pasa más tiempo viendo deportes por televisión que en una alberca, un campo o un gimnasio. Debe saber el presidente electo de los espantosos niveles de obesidad y diabetes entre los menores de 20 años. Debe saber el presidente electo que la mayoría de los muertos en la terrible guerra contra la delincuencia organizada son muchachos menores de 29 años. Debe saber, también, del aumento en el consumo de alcohol, drogas y tabaco en menores de edad.

El deporte debe ser una herramienta indispensable para sanar el lastimado tejido social de México. Debe Andrés Manuel López Obrador considerar que una sociedad más cultivada en la práctica deportiva será más sana emocional, física y sicológicamente. La derrota en Samara es la cara nítida de una realidad: la delegación de un sentimiento en un grupo de poder al que lo único que interesa es el interés, el negocio.

El nuevo gobierno debe promover, con urgencia, el fortalecimiento de otras disciplinas en las que México ha sobresalido en Juegos Olímpicos y Campeonatos Mundiales. La nueva estrategia, si hay voluntad, debe volver a lo básico: a que los mexicanos jueguen, hagan deporte y encuentren bienestar anímico. Andrés Manuel López Obrador debe tener en cuenta que el enorme saldo político con el que llega a la presidencia esconde es un grito impostergable: la felicidad de la sociedad. Y nada produce tanta alegría como el deporte. El deporte, señor presidente electo, no sólo el futbol profesional.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.