Propiedad Intelectual en el TLCAN; ir más allá.
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Propiedad Intelectual en el TLCAN; ir más allá.

COMPARTIR

···

Propiedad Intelectual en el TLCAN; ir más allá.

04/10/2017
1
 

 

TLCAN
,

El rol cultural y económico que los Derechos de Propiedad Intelectual (DPI) juega en las sociedades de nuestro tiempo, ha conducido a que su respeto, regulación y fomento sea pieza básica de cualquier tratado internacional. En el caso de la región norteamericana, fue precisamente en el contexto de la negociación del TLCAN, en los primeros años de la década de los noventa, cuando se logró un vigoroso acuerdo que conformó el ambicioso Capítulo XVII del tratado, reflejando lo que hasta ese momento era apenas negociado en la naciente OMC.

Entre los avances significativos que el TLCAN aportó en materia de Propiedad Intelectual, deben subrayarse cambios profundos en el campo de patentes; los rubros de patentamiento fueron ampliados sensiblemente, incluyendo medicamentos, el plazo de vigencia se extendió a 20 años y las condiciones para el licenciamiento obligatorio se relajaron. En el caso de Secretos Industriales se contempló su inclusión como figura completa. Por lo que hace a signos distintivos también se generaron cambios notables, incluyendo la figura de las marcas tridimensionales, el plazo de vigencia de 10 años y la relajación de los estándares para la conservación de registros. Como complemento al reconocimiento de derechos, el TLCAN impulsó cambios legales internos de gran calado en relación a la observancia de derechos, con especial incidencia en la inclusión de sendos capítulos de medidas cautelares y medidas en frontera, así como obligaciones comunes para la regulación de sanciones disuasorias.

En el caso de México, estos nuevos estándares impulsaron la promulgación de nuevas leyes, tanto en materia de Propiedad Industrial (Ley de la Propiedad Industrial), como la Ley Federal del Derecho de Autor.

En los 22 años que han transcurrido desde el inicio de vigencia del TLCAN, son múltiples los avances que en el mundo se han producido en el campo de las leyes de Propiedad Intelectual, con el desarrollo de nuevas figuras, así como el progreso en múltiples conceptos que han dotado a la materia de elementos de mayor envergadura doctrinal. Es claro que el nuevo TLCAN tendría que reflejar esos avances, pero es también claro que no es suficiente.

En las circunstancias actuales, sería un desperdicio que la renegociación del TLCAN se convierta en un simple modelo inercial de expresión de avances rutinarios en la materia, sin mayor pretensión de convertir a la Propiedad Intelectual en motor de desarrollo regional. En ese sentido, se debe recuperar la propuesta para la creación de un sistema supranacional de protección de marcas y patentes, del tipo de los existentes en la Unión Europea (Marca Comunitaria y Patente Europea), que, sin extinguir los sistemas nacionales, permita registros con validez en los 3 países; estos mecanismos estimularían de manera intensiva el comercio entre los países miembros, pero también de extranjeros en esta región del mundo.

Otro de los aspectos esenciales deberá consistir en rescatar los esquemas de colaboración entre gobiernos que el TPP planteaba en temas de transferencia de tecnología. Para este propósito, hay que ver mas allá de Trump.

,

Correo: mjalife@jcip.mx

También te puede interesar:
Justicia en la CDMX: el colapso predecible
Inicia súbitos aseguramientos PGR
​Un año de oposición de marcas; ni bueno ni malo...

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.