Opinión

Matando a la cobertura de salud, sin reemplazo a la vista

 
1
 

 

[El Obamacare no es complicado porque los programas de seguro social del gobierno tienen que ser complicados / Reuters]

Tal vez le sorprenda el pánico evidente que ahora embarga a los republicanos, quienes —gracias a James Comey, director del FBI, y al presidente ruso, Vladimir Putin— están en posición de hacer lo que siempre quisieron: acabar con la Ley de Servicio Médico Asequible.

¿Cómo puede ser que no tengan listo un plan de reemplazo para el servicio médico?

Desde el principio, aquellos que lo analizamos comprendimos que cualquiera cosa parecida a una cobertura médica universal sólo podía alcanzarse en una de dos formas: con un sistema de pagador único, lo cual no iba a ser políticamente posible; o un sistema tripartito compuesto por regulación, mandatos y subsidios.

Así es como lo expresé hace siete años en una publicación en mi blog: “Empiece con la propuesta de que no queremos que a nuestros conciudadanos se les niegue la cobertura debido a las condiciones preexistentes; la cual es una propuesta muy popular, tanto así que incluso los conservadores la comparten en general, o al menos fingen compartirla.

“Entonces, ¿por qué no simplemente imponer una calificación comunitaria; o una no discriminación basada en el historial médico?

“Bueno, la respuesta, respaldada por muchísima experiencia del mundo real, es que esto lleva a una espiral de la muerte de selección adversa: la gente sana opta por no tener seguro hasta que se enferma, lo que lleva a una mala fuente de riesgos, lo que lleva a primas altas, lo que lleva a que aún más gente sana se salga.

“Así que hay que apoyar la calificación comunitaria con un mandato individual: se debe obligar a la gente a comprar un seguro incluso si no cree necesitarlo actualmente.

“¿Pero, qué pasa si no pueden pagar un seguro?

“Bueno, debe haber subsidios que cubran parte de las primas de los estadounidenses de menos ingresos.

“En pocas palabras, terminamos teniendo el proyecto de ley de servicio médico que está por promulgarse. Su estructura difícilmente tiene algo de arbitraria: una vez que se tomó la decisión de basarse en las aseguradoras privadas en lugar de un sistema de pagador único —y verá, el pagador único no iba a darse—, tenía que ser más o menos lo que estamos obteniendo. No se trató de ideología, ni de codicia; se trató de hacer que esto funcionara”.

Es increíble el grado al cual los conservadores se hicieron de la vista gorda ante esta lógica, y muchos —incluso tal vez la mayoría— sigue en estado de negación.

¿El Partido Republicano decidirá seguir delante de todas formas, y correr el riesgo de abrir los ojos a los votantes de clase trabajadora para que se den cuenta de la forma en que los han estafado? No tengo idea.

Twitter:@paulkrugman

También te puede interesar:

La brecha cultural de Estados Unidos

El ominoso acuerdo laboral de Trump con Carrier

¿Habrá otra gran era de progreso?