Opinión

Más empleos

Cuando se observan los asuntos que tienen que ver con la seguridad o con la política, no hay noticias buenas que puedan darse. Por esa razón es de celebrar el buen resultado en materia de empleos formales, que en octubre se generaron como nunca antes.

Ojalá que los buenos datos en materia de creación de puestos de trabajo que tienen prestaciones y seguridad social, sean sólo el augurio de que las cifras del último trimestre vienen mejor que las del resto del año.

Está en chino

¿Ven de lo que se podrían perder?, parece decir el moderno profeta chino del siglo XXI.

Al menos esa fue la impresión que dejó a una parte de los mexicanos que conocieron esta semana una de las maravillas modernas conocidas como el tren bala.

Fue un viaje entre Beijing y Shanghai a bordo de uno de los trenes más rápidos del mundo y que corre a 430 kilómetros por hora. Eso de que corre es un decir, porque su desplazamiento no es sobre ruedas sino sobre un sistema eléctrico de levitación magnética. Más bien vuela.

Y ese es el mismo modelo que propusieron los empresarios chinos para enlazar a la ciudad de México y Querétaro.

Los planes de la SCT, al menos antes de este episodio, eran que a finales de 2017 se pudiera viajar en un tren de alta velocidad del Distrito Federal a Querétaro en 58 minutos. Ahora ya se quedará para 2018 si no pasa nada extraño.

Se muerde la lengua

“Hace más de cuatro años decidimos cambiar la historia de Oaxaca…”, dice una voz en off que seguramente es la del gobernador Gabino Cué en plena promoción de su Cuarto Informe de Gobierno.

“Hoy estamos mejor”, dice el promocional al referirse a uno de los estados del país con más rezagos sociales y que se ha distinguido por ir a contracorriente de las reformas estructurales.

Junto con Guerrero y Michoacán, Oaxaca es una de las entidades en las que se estima que los niños pierden uno de cada tres días de escuela. ¿Será esa la historia a la que se refiere el ‘gober’?