Opinión

Mantenimiento de equipo radiológico

Las compañías internacionales fabricantes de equipo radiológico están en plena competencia para lograr más ventas de sus aparatos más costosos, con mejor tecnología, componentes más sensibles, mecanismos más complicados y algunas veces sin la adecuada prueba de campo antes de venderlo y ponerlo en servicio en los hospitales.

El mantenimiento efectivo lo integran operaciones técnicas y administrativas que previenen una interrupción imprevista y significativa del servicio o un daño al paciente, debido al no seguimiento de las instrucciones de su manejo.

Las razones por las que funcionan en forma inadecuada los equipos emisores de radiación son:

1) La vida planeada de un equipo se reduce por falta de mantenimiento, por reparaciones incorrectas o por utilizar piezas de repuesto, electrónicas o eléctricas equivocadas.

2) Fallas indeseables por falta de buena supervisión técnica.

3) Mantenimiento correctivo por técnicos no calificados ni capacitados.
4) Médicos radiólogos sin la debida preparación.

5) Lesiones y daños por operación errónea por falta de capacitación y entrenamiento.

6) Radiación accidental cuando se fabrica, se transporta, se instala o se prueba el equipo.

7) Ausencia de mantenimiento preventivo y calibración según lo programado.

8) Falta de reportes de los problemas de operación.

9) El personal de mantenimiento y reparación del hardware y software carecen de la debida solvencia y autorización para hacerlo.

10) Ausencia de verificación de que los procedimientos de reparación y mantenimiento correctivo son reportados apropiadamente, registrados y se cumplen los estándares y especificaciones del fabricante.

11) No revisar los procedimientos de mantenimiento preventivo para asegurarse de la óptima seguridad del paciente y del operador.

De todo lo anterior depende la vida e integridad física del paciente y la imagen de la institución.

Twitter:@ComMedica08