Opinión

Mancera, ni con Dios ni con el Diablo

Hasta ahora no son oficiales las razones por las que el gobierno del Distrito Federal (DF), encabezado por Miguel Mancera, decidió “flexibilizar’’ el programa Hoy no Circula, a tres días de haber hecho el anuncio de su “modernización’’.

Quizá fueron las protestas –mínimas, por cierto- que se registraron el sábado anterior –aunque los damnificados anuncian una mega concentración el próximo sábado- o que finalmente se dio cuenta de que, aunque la medida era pertinente dados los altísimos grados de contaminación que registra el Valle de México, resultó altamente impopular.

Tanto, que el propio PRD, partido que lo cobijó para que obtuviera la candidatura y luego la jefatura de gobierno del DF, le realizó un extrañamiento.

Mancera no está en un concurso de popularidad; sus decisiones tienen que obedecer a la búsqueda del bien mayor, pero sigue atado a los grupos perredistas que convirtieron en clasista un programa de mejora ambiental.

Recular en la decisión no le reintegrará las simpatías que perdió el viernes pasado cuando anunció el endurecimiento del programa Hoy no Circula, pero sí le generará críticas por su “insensibilidad social’’.
Al final, no quedará bien ni con unos ni con otros.

* * * *
El PAN en el Senado de la República se trae una fiesta, que tiene desconcertados hasta a los propios panistas.

Primero el senador Jorge Lavalle anuncia que el partido regresa a la mesa de negociaciones de la reforma energética y minutos después el presidente de la Comisión de Estudios Legislativos Primera, Raúl García, lamentó “los bandazos’’ de su fracción que había prometido que no volvería a las negociaciones en tanto los congresos locales no homologaran sus leyes electorales con la federal.

Se suponía que ayer por la tarde la bancada en pleno se reuniría con su coordinador Jorge Luis Preciado para unificar una postura, pero hasta el cierre de este espacio la reunión no comenzaba, si es que ocurriría.

Lo cierto es que el PAN ha mantenido las negociaciones con el gobierno federal, no en el recinto legislativo, pero éstas se han mantenido, sobre todo cuando en el Senado se clausuró el mini periodo extraordinario para evitar discutir la modificación del artículo 87 de la Ley General de Partidos.

El senador García, que preside una de las comisiones que dictaminará las leyes reglamentarias en materia energética, pidió a su partido esperar hasta el 30 de este mes, fecha en la que vence el plazo para realizar modificaciones a la legislación electoral, para determinar si el PAN debe mantenerse o abandonar las negociaciones de la reforma energética.

Capaz que en los dos frentes –en el electoral y en el energético-, se los "chamaquean".