Opinión

Mancera, Houdini y CDMX

1
   

    

Miguel Ángel Mancera

1. Mancera arrasó en 2012. Obtuvo la victoria con 66 por ciento de la votación. Nunca había sucedido en la historia de la Ciudad de México. Ni Cárdenas, ni López Obrador ni Ebrard tuvieron tal respaldo y popularidad.

2. Tres años después la caída ha sido igualmente estrepitosa. La derrota del PRD en 2015 es de Mancera. Ninguno de los dos gobiernos perredistas anteriores sufrió un descalabro semejante en la elección intermedia.

3. El deterioro empezó con los plantones de la CNTE. Jamás, en la historia reciente, había imperado tal desorden. Es cierto que las omisiones de Mancera no fueron exclusivamente su responsabilidad. El gobierno federal auspició una tolerancia irracional, hasta ahora inexplicada. Pero el jefe de Gobierno era... el jefe de Gobierno.

4. Más allá de esa historia. El voto de protesta, en 2015, fue contra la corrupción y la ineficacia. El grado de cinismo y desenfreno no tuvo limite. Lo que afloró en las campañas y lo que ha salido a la luz, ahora, confirma que los delegados perredistas chapoteaban en un pantano de corrupción.

5. Mancera fue responsable de dejar hacer y dejar pasar. Porque es imposible que no tuviera conocimiento de los niveles de descomposición. Es cierto, sin embargo, que no las tenía todas consigo. El PRD controlaba la Asamblea Legislativa y 16 delegaciones. Pero, aún así, su omisión fue imperdonable.

6. En Mancera hay, por lo demás, una fibra hamletiana. Eso le ocurrió y le ocurre con el combate a la corrupción: destapó el escándalo de la Línea 12, pero finalmente no procedió contra Marcelo Ebrard.

7. Frente a la crisis de inseguridad y violencia, se ha refugiado en un discurso absurdo, que nada tiene que ver con la responsabilidad y la eficacia. Afirmar que en la Ciudad de México no hay crimen organizado no es un disparate, es una tontería –por decirlo suavemente.

8. Pero las verdaderas palmas se las llevó el año pasado. Ante el descalabro electoral, respondió con un verdadero acto de magia. Houdini le quedó chico. Se autopostuló a la presidencia de la República. La contradicción no podría haber sido más evidente. El capitán que hace naufragar su fragata pide que lo pongan al mando de un trasatlántico.

9. El mayor defecto de Mancera es que comparte y practica la legislativitis mágica. La fe ciega en las leyes como remedio para todos los males es una epidemia mexicana. Por eso tenemos una Constitución que incluye derechos a la vivienda, la salud, el deporte y pronto… hasta la felicidad. Si Arquímedes pedía una palanca para mover el mundo, los políticos mexicanos emiten una ley para volverlo perfecto.

10. Dada esa fe y convicción, no debe extrañar que Mancera quiera pasar a la historia, y pavimentar su camino a Los Pinos, con la “hazaña” de haber convertido al Distrito Federal en la sonora Ciudad de México.

11. Esa es y será la joya de su obra de gobierno. Pero, ¿joya para quién? Los capitalinos no obtendrán ningún beneficio. La pretendida transformación de ciudadanos de segunda en ciudadanos de primera es una pantalla mental de los políticos. Porque, en realidad, son ellos los que obtendrán mayor poder y recursos.

12. Es más. El modelo municipal que se adoptará no es, de ningún modo, garantía de honestidad y eficacia. Ahí están las zonas metropolitanas de Guadalajara y Monterrey donde los malos
manejos y la ineficacia no han podido ser erradicados.

13. En los próximos meses la Ciudad de México vivirá un proceso político que culminará en una Constitución. Será un derroche absurdo de recursos y tiempo en una ciudad que necesita servicios, policías profesionales, combate a la corrupción y simplificación
administrativa, entre otras muchas cosas.

14. Hecho este repaso, ¿es exagerado afirmar que Mancera no tiene piernas de jinete para 2018?

15. Su candidatura, sin embargo, sí podría hacerle mella a López Obrador. De ahí que pueda resultar atractiva para algunos.

16. Por lo demás, imposible saber si Mancera está realmente convencido que puede ganar la presidencia o tiene en mente que su entrada a la contienda le garantizará su permanencia en la política más allá de 2018... ya sea porque compita contra AMLO o decline a su favor.

Twitter: @sanchezsusarrey

También te puede interesar:
La verdadera confesión del 'Chapo'
2016, año cannabis
Reflexiones en torno a España