Opinión

Mancera, ¿culpable de la contaminación?

1
  

   

Mancera. (ilustración)

Hay una andanada política y mediática en contra de Miguel Ángel Mancera por el doble Hoy No Circula.

Mancera ha dado la cara por la contingencia ambiental, en lugar de cuidar la figura. Pudo haberse escondido, como otros, pero explica y actúa. ¿Está mal?

Algunos senadores, y en Morena, lo traen a toallazos como si él fuera el responsable de la contaminación.

No es culpa de Mancera que en sólo seis meses hayan entrado a circular un millón 300 mil coches adicionales en el área metropolitana del Valle de México.

¿Qué ciudad aguanta un golpe de esa magnitud en seis meses, con vehículos que contaminan? Ni en el primer mundo.

El millón 300 mil coches que se incorporaron diariamente a la circulación, más las condiciones atmosféricas adversas en el Valle de México, obligan a restringir la circulación vehicular.

Algunos sostienen que la prevalencia de la contingencia ambiental demuestra que sacar un millón vehículos de la circulación mediante el doble Hoy No Circula no sirve y que los coches no son culpables de la mala calidad el aire.

No son los únicos contaminantes, pero sí los principales en lo que se refiere a ozono. El secretario de Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, ha explicado que 85 por ciento de los precursores de partículas de ozono viene de los coches.

Sí, 85 por ciento. Entonces, ¿hay que restringir o no la circulación vehicular? Por supuesto que sí. Y alguien lo tiene que explicar. Es lo que ha hecho Mancera.

La Suprema Corte determinó hace seis meses que todos los coches que pasen el examen de verificación pueden circular todos los días, independientemente del año que sean. La medida es justa, pero la realidad torció la buena intención.

En esa coyuntura muchos Verificentros hicieron el negocio de su vida: dieron calcomanías 0 y 00 a coches aunque no aprobaran el examen. 'Pasa porque pasa'.

Un millón 300 mil vehículos, a 300 o 500 pesos por calcomanía, saque la cuenta y verá el tamaño del atraco a costa de la salud y de la convivencia diaria de los capitalinos.

Desde luego que el doble Hoy No Circula no puede quedarse y hay que ordenar lo que se hizo mal.

Uno, lo inmediato: nuevas formas de verificación vehicular, donde lo sensores se conecten directamente a la computadora –no al mofle– del coche y por tanto el resultado sea inalterable.

Con ello habrá vehículos que circulen todos los días porque auténticamente pasan la verificación, y volverá la restricción para los que pasaron la prueba mediante una mordida.

Y dos, lo de mediano plazo: mejorar el transporte público en la Ciudad de México, pues se descuidó el Metro (salvo el atraco por todos conocido) y desarrolló muy limitadamente el Metrobús.

Pero echarle la culpa a Mancera de la contaminación y del doble Hoy No Circula es un simplismo electorero que no puede darse en una comunidad de seres racionales.

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
'Politécnicos', una emboscada política
IPN: AMLO, el saboteador de la educación
Trampas anticorrupción