Opinión

Mancera: 14 parques
colgados de la brocha

1
   

   

Miguel Ángel Mancera

Patricia Mercado se ganó el martes el aplauso de los opositores al Centro Cultural Chapultepec. En una reunión privada ese día, éstos preguntaron si el Gobierno del Distrito Federal cancelaría la declaratoria de necesidad que concesionó 116 mil metros cuadrados de la avenida Chapultepec. La secretaria general de Gobierno contestó con un lacónico: “Sí”. Los activistas aplaudieron. Mercado fue más allá: la idea del jefe de Gobierno es comenzar de cero, dijo.

Sin embargo, menos de 24 horas después las cosas caminaron en otro sentido. Ayer la Gaceta Oficial del Distrito Federal publicó el aviso de cancelación del “proyecto conceptual propuesto”; pero, a renglón seguido, ProCDMX dejó claro que “mediante diversa publicación a realizarse en este mismo medio (…) emitirá en su caso, las bases para implementar un nuevo mecanismo para dar cumplimento a la DECLARATORIA DE NECESIDAD PARA EL OTORGAMIENTO DE UNA CONCESIÓN PARA EL USO, APROVECHAMIENTO Y EXPLOTACIÓN DE UN BIEN DE DOMINIO PÚBLICO CON SUPERFICIE TOTAL DE HASTA 116,000 M2 EN Y BAJO EL POLÍGONO QUE COMPRENDE PARTE DE LA AVENIDA DE CHAPULTEPEC Y LA VÍA PÚBLICA CIRCUNDANTE A LA GLORIETA DE LOS INSURGENTES”. (Mayúsculas en el original).

De nuevo, y en línea con lo que en torno al Corredor Chapultepec ocurrió durante cuatro meses, el GDF se enreda en mensajes contradictorios. La secretaria de Gobierno va por un lado, la Consejería Jurídica –que publica la Gaceta— va por otro. ¿Y Mancera?

Lo más delicado es que pasados tres días de la derrota en la consulta, y a pesar de unos mensajes dominicales publicados vía Twitter, Mancera no emite señales claras de haber entendido que los vecinos no rechazaron el rescate de avenida Chapultepec, sino una forma tramposa y abusiva de tratar de imponer una obra a todas luces lesiva.

Esa tardanza y las contradicciones en que incurren funcionarios del GDF incluso después de la derrota merman el capital de Mancera, quien pretendía que el Corredor Chapultepec fuera la punta de lanza de un modelo para otros 14 parques lineales en el DF.

En agosto, cuando inició la polémica por el madruguete que se intentaba en Chapultepec, Mancera se echó para adelante y anunció que además del malogrado Corredor el GDF preparaba una decena de parques lineales.

Ya Héctor de Mauleón había adelantado en septiembre pasado que no eran diez los parques lineales que el GDF pretendía, sino 13 (http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/hector-de-mauleon/nacion/2015/09/14/los-trece-parques-elevados-de-mancera). Alguien me dice que a esos hay que sumar uno más, para un total de 14. El que no menciona De Mauleón se ubicaría en las inmediaciones de la autopista México-Toluca.

Hasta hace unas semanas, los promotores de esos proyectos, el grupo que comanda ProCDMX, estaban listos para “vender aire”, para promover la concesión de esos parques elevados, donde habría, además de zonas verdes –el gran argumento para lanzar esas iniciativas– locales comerciales. Gente que ha tenido acceso a detalles de esos 14 parques elevados cuenta que el ingenio (¿o habría que decir el apetito?) de los promotores incluye el proyectar “parques elevados” que conectarían estaciones del Metro sobre avenida Tlalpan, por ejemplo entre Xola y Villa de Cortés. Visto lo visto durante el cabildeo del proyecto Chapultepec, la idea de ponerle un segundo piso al carril del Metro suena de lo más natural. (¿!)

En todo caso: si el GDF no asimila debidamente el duro tropezón de Chapultepec, pondrá en riesgo otros proyectos. O podríamos decirlo así: a menos de que Mancera exhiba pronto reflejos que no se le han visto por ningún lado, la consulta del domingo también se habría cargado a esos otros 14 parques.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Aeropuerto: el director Argudín y su hijo chef
Aeropuerto capitalino: su salud tampoco nos importa
Aeropuerto: la neblina y los negocios