Opinión

Malas argumentaciones que simplemente se niegan a morir

 
1
 

 

[El Obamacare no es complicado porque los programas de seguro social del gobierno tienen que ser complicados / Reuters]

En el discurso político, los zombis y las cucarachas son ideas ligeramente diferentes.

Las ideas zombis son afirmaciones que deberían haber muerto bajo el peso de la evidencia, pero que siguen arrastrando los pies. Un ejemplo: la noción de que un vasto número de canadienses, frustrados con la medicina socializada, viene a Estados Unidos en busca de tratamiento (me topé por primera vez con la terminología de zombi en una investigación sobre esa afirmación y otros mitos).

Las cucarachas, por otro lado, son afirmaciones que desaparecen por un tiempo cuando se demuestra que son ridículamente erróneas, pero siguen regresando.

Considero como cucaracha la noción de que la Ley de Servicio Médico Accesible no ha reducido el número de estadounidenses no asegurados; pareció haber amainado por cierto tiempo luego del gran número de inscripciones en 2014 y de la aguda caída en la tasa de no asegurados.

En serio, ¿cómo puede alguien seguir creyendo esta cosa cuando los datos del Centro Nacional de Estadística de Salud muestran que la tasa de no asegurados está cayendo (1.usa.gov/1IYQy9P), hecho corroborado por fuentes independientes como Gallup? Pero la afirmación ha vuelto, como lo señala Charles Gaba en su blog (bit.ly/1QRjOQO).

Gaba, fundador de ACASignups.net, dice que una columna reciente de Avik Roy publicada en Forbes da vergüenza, y supongo que sí, ¿aunque cuánta más vergüenza puede sentir el tipo que hizo el trabajo totalmente espurio en “rate shock”? Más bien, diría que su columna más reciente es impresionante al usar múltiples niveles de tergiversación para oscurecer lo que alguien podría haber considerado demasiado obvio como para negarse.

El artículo de Roy es otro ejemplo de la propuesta de que en el discurso político moderno, particularmente el de la derecha, nunca se abandona ningún argumento malo. Es como la desigualdad del ingreso, donde la postura actual de los sospechosos de siempre no es que no haya aumentado, sino que la desigualdad ha crecido, pero que es algo bueno, que no se puede hacer nada al respecto y que en cualquier caso es culpa de los liberales.

Twitter:@NYTimeskrugman

La caída de Roma: poniendo las cosas en claro

Un proyecto dispendioso tiene prioridad sobre la salud pública

Una perdurable (y falsa) narrativa sobre el Estado benefactor