Opinión

Madero: ocultar debacle de PAN en BC


 
 
Si se entiende bien el mecanismo de razonamiento de Gustavo Madero, el desesperado presidente nacional del PAN, existe una correlación entre la estridencia de sus declaraciones contras el PRI y la disminución de la tendencia de los votos panistas en Baja California.los Ramírez
 
Pero si se revisan las cifras electorales del PAN en Baja California se podría llegar a un razonamiento político de profundidad: lo que las cifras non dan, la estridencia non presta. De haber logrado en control de todas las posiciones políticas locales, el PAN perdió alcaldías y diputaciones locales.
Las cifras electorales de las votaciones de hace 3 años (2010) fueron reveladoras:
 
--El PRI es la mayoría política en ayuntamientos y cámara local de diputados.
 
--El PRI ganó las 5 alcaldías, en carro completo.
 
--De los 16 distritos locales en disputa para la cámara local de diputados, el PRI obtuvo 13, contra sólo 3 del PAN. En la distribución de 9 curules plurinominales, el PAN logró 5, el PRI añadió una, y el PT, PRD y Partido de Baja California uno cada uno.
 
--En la votación distrital, el PRI logró el 81% de las curules y el PAN sólo 18.7%.
 
--De las 25 curules en la cámara local, el PRI domina con 13, el PAN tiene 6 y los demás partidos un diputado cada uno. En total, la bancada del PRI representa el 52% del congreso estatal, en tanto que el PAN sólo tiene el 24%.
 
De acuerdo con las cifras electorales, el dominio partidista en Baja California lo tienen el PRI; el PAN, el PRD y el PT son minoría. Por ello, la alianza para gobernador depende de lo que haga el PAN porque el PRD tiene presencia simbólica.
 
--La tendencia electoral en Baja California favorece hoy al PRI en el horizonte de elecciones de 1989 al 2010. Ese ese periodo, el PAN sólo se quedó con la gubernatura y hoy el PRI controla alcaldías y congreso local.
 
--La quiebra del dominio del PAN ocurrió en el 2010. De 1989 a 2007, el PAN ganaba la mayoría de posiciones en procesos electorales.
 
--En elección de gobernador, el PAN no la ha tenido fácil. En promedio de votaciones en 4 elecciones de gobernador (1989, 1995, 2001 y 2007), el PAN logró el 50% de los votos, contra el 41% del PRI.
 
--La votación más alta fue en 1989 para Ernesto Ruffo Appel con el 52.3% de los votos, contra 41.8% de la candidata priísta Margarita Ortega Villa. La victoria del PAN fue anunciada por el entonces presidente nacional del PRI, Luis Donaldo Colosio, 2 horas antes de cerrarse las casillas. Fue una victoria por de fault.
 
--En las elecciones de gobernador de 1989 comparada con 2007, los votos a favor del PAN han aumentado en 118%, contra un alza de 133% para el PRI. En porcentajes, el PAN bajó de 52.3% para Ruffo a 50.4% para José Guadalupe Osuna Millán. El PRI subió de 41.8% para García Villa a 44% para Jorge Hank Rhon en 2007.
 
Estos datos podrían ayudar a explicar la escalada de estridencia del presidente nacional panista Gustavo Madero contra el PRI en Baja California porque revelan que el PAN ha tenido una consistente caída en las preferencias y lealtades electorales. El carro completo en alcaldías y la mayoría de 81% en diputaciones locales distritales en 2007 mostraron la recuperación electoral del PRI.
 
En este sentido, los escenarios de victoria electoral del PRI en la elección de gobernador en Baja California estarían dependiendo más de las cifras electorales pasadas. El temor de Madero radica en el hecho de que la fortaleza electoral del PRI en alcaldías y diputaciones locales sea robustecida con el plus de la operación electoral priísta, pero con el dato real de que los operadores panistas y perredistas han fracasado ante el voto en contra de electores.
Las cifras electorales pasadas ilustran la debacle del PAN en BC.
 
 
 
 
Twitter: @carlosramirezh
 
www.grupotransicion.com.mx
 
carlosramirezh@hotmail.com