Opinión

Madero contra Moreno Valle, ¿quién ganará?

1
   

    

El PAN ha ido creciendo paulatinamente: Madero

¿Preocupa al PAN de Gustavo Madero que Bronco, el candidato independiente en Nuevo León, haya desplazado al candidato Felipe de Jesús Cantú? La respuesta es: preocupa menos que la precandidata panista Margarita Arellanes, quien iba en primer lugar; hubiese llegado y ganado la jornada electoral del próximo 7 de junio. Así como se lee.

El triunfo de Arellanes garantizaba una derrota de Madero frente a Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla cercano a Elba Esther Gordillo y llevado a Acción Nacional por Felipe Calderón, pues su proyecto por la candidatura presidencial de 2018 intensificó operaciones al exterior e interior del PAN.

En los pasillos del panismo, tanto en la sede de Colonia del Valle como en el Congreso, se ha vuelto común hablar fuera de grabadora del tema de ambos grupos internos, sobre todo desde que Madero dio vuelta de timón al buque del que Arellanes fue bajada una vez descubierta en su campaña la operación secreta de Moreno Valle, sin consentimiento de la presidencia del PAN.

Nuevo León, sin embargo, no es el único estado en que ha pretendido intervenir Moreno Valle. Son varias fuentes del panismo las que confirman que éste ha ofrecido apoyo a los aspirantes de la mayoría de las nueve entidades en las que habrá renovación de gubernaturas a cambio de obtener luego el respaldo de las bases para catapultar sus aspiraciones.

El primer paso del gobernador sería en el relevo de la presidencia del PAN para sustituir a Madero en noviembre (si hoy fuese ese proceso el jefe nacional apoyaría a Ricardo Anaya) y luego para fortalecer su figura rumbo a las presidenciales.

El maderismo está cimentado sobre cuadros de diferentes corrientes: lo mismo de yunquistas o excalderonistas y en menor medida de maderistas puros. Los resultados de 7 de junio, por eso, serán determinantes para la consolidación o no de Madero rumbo al proceso interno.

Incluso, después de esta fecha el propio calderonismo podría dar sorpresas: cuatro candidatos de las nueve gubernaturas tienen lazos con ese grupo. Se trata de Francisco Domínguez, de Querétaro; Luisa María Calderón, de Michoacán; Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur y Sonia Mendoza, de San Luis Potosí.

Madero apenas asegura lealtad con Jorge Luis Preciado, de Colima; Jorge Rosiñol, de Campeche y quizá con Felipe de Jesús Cantú.

El aspirante Javier Gándara, de Sonora, responde a los intereses del gobernador Guillermo Padrés –ha apoyado a Madero, pero representa una fuerza alterna fácil de mover hacía donde más convenga– y Jorge Camacho, de Guerrero, es hijo político de Josefina Vázquez.

Por eso en los resultados de junio está la clave. Por eso también Madero rescata, al menos por ahora, su liderazgo aún perdiendo Nuevo León. El triunfo de su partido con Arellanes hubiese sido su derrota y el despunte de Moreno Valle.

10 SEGUNDOS… El freno a la Ley de Aguas que dio el diputado Manlio Fabio Beltrones, coordinador del PRI, obedece a que no encontró mayoría en el PAN. Hay cerca de 140 reservas de 250 artículos que no convencen porque aunque no se toca la Constitución se otorgan asignaciones y concesiones al sector privados en las 31 entidades, así como en los municipios y el DF.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
El otro candidato a la Suprema Corte
Un respiro para Medina Mora
El PRI sin defensores de derechos humanos