Tragedia latinoamericana
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tragedia latinoamericana

COMPARTIR

···
Opinión

Tragedia latinoamericana

18/01/2018
1
   

   

venezuela
,

Lo que ocurre en Venezuela es ya una gran tragedia. En términos económicos, se trata del país que sufre la mayor inflación en el mundo (dependiendo del momento en que se mida, entre cuatro y cinco mil por ciento anual) y también la mayor contracción del PIB (se estima en 12 por ciento). Tal vez usted no lo sabía, pero Venezuela tuvo, durante la mayor parte del siglo XX, el mayor PIB per cápita del continente, debido a su gran producción de petróleo. Su capacidad productiva se ha contraído severamente (más que la nuestra, que ya es decir), y puesto que no producían nada más que pudieran vender en el exterior, no tienen ya dólares ni para pagar deudas, ni para importar. Hay una severa limitación en alimentos y medicinas, y noticias de muertes que pudieron ser evitadas.

Pero el asunto no es sólo económico. Hace un par de días, las Fuerzas Armadas de Venezuela mataron a Óscar Pérez, un piloto militar que ya había denunciado a Maduro como dictador. Pérez, junto con otras personas, fue rodeado por las fuerzas del Estado, pero pudo enviar mensajes a través de redes sociales insistiendo en que quería rendirse y no se lo permitían. No lo hicieron, y lo mataron. El contraste con el levantamiento armado de Hugo Chávez en 1992 no puede ser mayor. Al entonces coronel no sólo le respetaron la vida, le permitieron hablar por televisión y eventualmente lo amnistiaron.

Lo que se vive en Venezuela, insistiré, es una gran tragedia. Hacía ya muchos años que no había dictaduras militares en el continente, y también mucho tiempo que no teníamos un desempeño económico tan terrible. Ambas cosas le ocurren a ese país, gobernado por un personaje claramente incompetente, que llegó al poder (y se ha mantenido en él) gracias a los servicios secretos cubanos. No está de más recordar que Maduro pudo ser presidente interino porque la muerte de Chávez, en La Habana, se ocultó el tiempo necesario para ello. Después, con el control del Ejército y las fuerzas de seguridad, ha impedido cualquier movimiento en su contra. Cabe mencionar que la oposición venezolana no es totalmente inocente de lo que ha ocurrido, por su ya proverbial incapacidad de organizarse.

Aunque Maduro ha llevado las cosas al nivel trágico actual, creo que se puede demostrar que todo viene del tiempo de Chávez: la destrucción de la petrolera venezolana (PDVSA), el enfrentamiento con los industriales, la dependencia de Cuba, el control de la Asamblea y el Poder Judicial, la compra de la oposición. La propuesta chavista del socialismo del siglo XXI tuvo el mismo resultado que las del siglo XX: una economía que no funciona y una población sometida. Así ocurrió con la URSS, sus satélites, y también con China, Cuba, Vietnam, etcétara.

El que haya políticos mexicanos que defienden la gestión de Chávez y Maduro es preocupante. No se me ocurre cómo se puede pensar que la tragedia venezolana sea ejemplo para nadie. Ni encuentro cómo pueden alterarse los hechos y los datos para argumentar algo distinto. Es posible que la cercanía ideológica del nacionalismo revolucionario con el antiimperialismo chavista sea lo que los ciega a la evidencia. Si es así, hay que lamentarlo por ellos, y hay que evidenciarlo, para evitar que la ceguera cunda.

Las deficiencias latinoamericanas, especialmente el capitalismo de compadrazgo, la desigualdad que mantiene, y la violencia que le acompaña, exigen solución. Pero el experimento comunista/socialista/bolivariano, no ha resuelto nada, en ningún caso. Ese no es el camino, busquemos otros.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
El petate del NAFTA
Al gusto
Fuego, furia y desechos

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.