Más cuentos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Más cuentos

COMPARTIR

···

Más cuentos

03/10/2017
1
   

    

Bandera de Cataluña
,

Ayer le comentaba, a propósito del referéndum catalán, la importancia que tienen los cuentos (historias, narraciones) en la vida de las sociedades. No puedo imaginar nada que sea más importante, aunque sé que desde hace más de un siglo la moda ha sido creer que lo determinante es la forma como se produce. Aunque ya lo había advertido el divino Chuy (no sólo de pan vive el hombre), el acelerado crecimiento económico de los últimos 250 años convenció a muchos de que era eso, lo económico, y no el lenguaje, lo más importante.

Pero una revisión seria de la historia descalifica esa interpretación, y desde el principio. Usted seguramente aprendió en la escuela que fue la agricultura la que provocó la aparición de las primeras ciudades, pero eso no es cierto. Más o menos tres mil años antes de la agricultura, los seres humanos empezaron a vivir en grupos grandes (es decir, de más de 60 individuos), y en establecimientos fijos durante todo el año. El pueblo que inició esto, los natufianos, fue también el primero en adorar a sus antepasados (en sustitución de las creencias de la época, que un poco anacrónicamente podemos llamar shamánicas). Hasta antes de ellos, no había grupo humano que lograra vivir de forma estable con más de 60 adultos, porque no tenemos un mecanismo natural para evitar abusos de los demás en grupos mayores. La invención del antepasado resolvió el problema del “dilema del prisionero” (así se conoce el problema del abuso en las relaciones humanas en teoría de juegos), porque vigilaba desde alguna otra dimensión el que sus “descendientes” se portaran bien entre sí.

Es cierto que esta interpretación no es la única posible, pero me parece que es la más probable, dada la información con que contamos. Sin esa construcción cultural, el producto de la agricultura no habría podido administrarse, provocando enfrentamientos al interior del grupo y llevándolo a su desaparición. Mientras que en las bandas de cazadores-recolectores la estabilidad del grupo implicaba limitar o castigar a quien se sentía más valioso que los demás, la adoración de antepasados permite administrar abundancia de alimentos con mejor resultado.

La agricultura sí es la causa del crecimiento de la población, que si bien reduce su talla y se enferma con más frecuencia, también cuenta con una fuente más estable de alimento. Los grupos, con su antepasado a cuestas, se van reuniendo en grupos cada vez mayores, y con la llegada de la escritura, alguno de los antepasados logra convertirse en dios. Los dioses de cada ciudad van a sufrir la historia de enfrentamientos y conquistas, que darán lugar al panteón de la Creciente Fértil, y de ahí en adelante.

Sin embargo, la misma narración que impide la destrucción del grupo da como resultado jerarquías que los humanos ya no tenían, y que guardan gran parecido con las de los chimpancés. La primera descripción de la política de los chimpancés es de hace 40 años, por cierto, porque nadie se había dedicado a observarlos con detalle.

Las narraciones han sido determinantes en la conformación de las sociedades. Por eso tantas personas creen que las religiones son causa de guerras. Pero no es por las religiones en sí mismas, sino porque se trata de las narraciones indispensables para mantener unida a una sociedad. Hay narrativas menos 'religiosas', como las de China, que no han sido más pacíficas. Y las creadas en Europa para soportar a las naciones, laicas al menos parcialmente desde hace tres siglos, han sido igual de destructivas: nacionalismo y comunismo, especialmente.

Como le decía ayer, lo que importa son los cuentos.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Cuentos y palos
Sin movernos
De cero

,

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.