Opinión

Lupa a AT&T

Si resulta que el gigante de las telecomunicaciones de Estados Unidos, AT&T, es uno de los prospectos para comprar la parte de América Móvil que se venda, los reguladores y las autoridades de los mercados deberán ver el tema con cuidado.

Por una parte, apenas el pasado 30 de junio la empresa recibió de Slim la bicoca de 5 mil 565 millones de dólares por la compra de algo así como 8.3 por ciento de América Móvil.

Y ahora AT&T le regresaría el dinero y algo más por la compra de una parte de América Móvil, pero ya no como socio.

A caray, cómo de que primero me das y luego yo te doy. Por lo menos hay algo por allí que vale la pena revisar.

¡Agárrense!

A partir del primero de agosto la historia podría ser otra para el PRD y el PAN.

Hace apenas unos meses el PRD y su exdirigente Andrés Manuel López Obrador eran como dos gotas de agua; hoy se convirtieron en agua y aceite.

En algunos casos los males de amor pasan rápido, pero la ruptura entre el grupo de Los Chuchos –que comanda al sol azteca– y el político tabasqueño es una pesadilla que apenas comienza.

El Instituto Nacional Electoral (INE) otorgó ayer el registro al Movimiento de Regeneración Nacional, mejor conocida como Morena. Y aunque nace como otro chiquipartido, para el PRD representa sólo problemas.

Una izquierda que más que dividida está hecha pinole. Sólo hay que echarle un ojo a los recientes resultados de Coahuila y Nayarit. El PRD casi desaparece.

Lo más complicado para el PRD será el Distrito Federal, donde el Peje sentó sus reales y donde a Miguel Ángel Mancera lo traen con la finta, un día y otro también.

En el PAN también padecen del mismo mal. Porque el Partido Frente Humanista se parece más a lo que quería Felipe Calderón de un partido, algo a imagen y semejanza. Eso dicen.

PRD y PAN tendrán que vérselas no sólo con los partidos tradicionales, sino ahora con sus propias sombras.

Se aceptan apuestas de cuáles son los chiquipartidos que quedan vivos para después de las elecciones de 2015.