Opinión

Luis, Rosario: midan
a los pobres por su smartphone

1
 

 

Prospera

Recientemente he podido escuchar y mirar de cerca un par de casos de personas que reciben 3 mil 500 pesos al mes del programa Prospera, que administra la Sedesol de Rosario Robles. Pero todo indica que ese dinero es simplemente un pilón del recurso que obtienen mensualmente por otros medios. No son pobres, simplemente simulan una condición de pobreza. Nos pasan un show de tv con un guion magistralmente interpretado. Veamos.

En un caso, el más grave, una señora de unos 40 años acude a la Ciudad de México a trabajar en casas realizando labores de limpieza. Su salario es de 7 mil pesos mensuales. Pero esta señora una vez al mes detiene su trabajo y viaja a un pueblo en el Estado de México para estirar la mano por sus 3 mil 500 pesos de Prospera. Las reglas de operación de Prospera establecen que la población objetivo está compuesta por “los hogares con un ingreso per cápita estimado menor a la línea de bienestar mínimo (LBM), cuyas condiciones socioeconómicas y de ingreso impiden desarrollar las capacidades de sus integrantes en materia de alimentación, salud y educación”. En abril, la Línea de Bienestar Mínimo se situó en mil 286 pesos.

Pero esta persona que refiero, además de su sueldo en el servicio doméstico y de su apoyo de Prospera, tiene un negocio de grillos. Sí, grillos. Toda su familia se dedica a ese negocio. Conocidos suyos recolectan los grillos en una temporada que inicia con las lluvias y termina por noviembre. Por la venta de grillos por kilo, cada día, esta jefa de familia tiene ingresos de 20 mil pesos. Repito: diario. De esa cantidad reparte 13 mil a los recolectores de estos bichos. Su producto lo exporta a Estados Unidos desde el Estado de México.

Un video en YouTube documenta la producción del show: tres anafres con muchos grillos siendo cocinados en un local con look jodido (tierra, láminas, muros sin aplanado ni pintura…)

El segundo caso es similar: una mujer del servicio doméstico que trabaja en la Ciudad de México y ocasionalmente visita su pueblo, en Hidalgo. Ahí, toda la familia vive de un sólido negocio de café y maíz. Cinco adultos y cuatro niños no pierden ningún satisfactor de la clase media: fiestas de cumpleaños, graduaciones, bautismos, Sky, uniformes escolares y la feria del pueblo. Para comunicarse con sus cercanos, esta hidalguense usa WhatsApp en su smartphone. Pero cada mes su mamá cobra sus 3 mil 500 pesos de Prospera.

Urge que la Secretaría de Hacienda de Luis Videgaray y la propia Sedesol –aprovechando el presupuesto base cero que está por proponerse– evalúen si no existen ya mejores métodos para seleccionar correctamente a los destinatarios de estos apoyos. Porque estos aparentes pobres nos están robando.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Bombardier propone monorriel de Plaza Carso al Aeropuerto
El cándido debate sobre las encuestas
Siete datos clave del país exportador de Videgaray