Bolsas secretas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Bolsas secretas

COMPARTIR

···

Bolsas secretas

23/01/2018
1


Recrte al gasto
,

El problema de fondo de los 700 millones retenidos al gobierno de Chihuahua, que ha dado lugar a un conflicto mediático entre Javier Corral (PAN) y el gobierno federal, no es la presunta represalia de la Secretaría de Hacienda en contra del gobernador del PAN, sino que haya fondos discrecionales que maneja Hacienda para apoyar el cierre fiscal y otros gastos corrientes de los estados. En 2016, la partida del Ramo 23 usada para dicho fin, Fortalecimiento Financiero, ejerció 62 mil 258 millones de pesos, a pesar de que la Cámara de Diputados había aprobado para dicho fondo solamente mil 481 millones de pesos, un sobregiro de cuatro mil 103 por ciento (Cuenta Pública 2016). Cada año los gobernadores saben que los faltantes de cientos o miles de millones de pesos que enfrentan serán saldados por Hacienda (el bailout anual que sólo estimula la falta de disciplina financiera, porque siempre habrá alguien que llegará a tu rescate).

En los últimos 20 años, las transferencias federales a los gobiernos estatales y municipales han aumentado significativamente. Pasaron de 304 mil millones de pesos en 1999, a 1.7 billones en 2016. No obstante, se ha vuelto una práctica recurrente que buena parte de las entidades del país enfrenan faltantes al final del año para cubrir aguinaldos, adeudos con proveedores, pasivos bancarios de corto plazo y otros gastos corrientes. Y también se ha vuelto una costumbre que Hacienda rescata a todas las entidades con ampliaciones presupuestarias al Ramo 23 que salen de los ingresos excedentes y de otras adecuaciones presupuestarias.

Se han dado pasos importantes para regular las transferencias federales mediante fórmulas establecidas en la Ley de Coordinación Fiscal. Con base en dichas fórmulas, sabemos que Chihuahua recibió en tiempo y forma durante 2017 un total de 43 mil 56 millones de pesos por concepto de Participaciones y Aportaciones Federales (Ramos 28 y 33). No obstante, también es cierto que Hacienda distribuye fondos del Ramo 23 (Fortalecimiento Financiero, Programas Regionales y Fortalecimiento de la Infraestructura Estatal y Municipal) sin reglas de operación ni criterios claros de distribución.

Los 700 millones que fueron retenidos a Corral provienen de una bolsa extra de uso discrecional que Hacienda maneja y que no está obligada a entregar a los gobernadores. Se firman convenios, pero sujetos a cláusulas de suficiencia presupuestaria y sólo entregables hasta el 31 de diciembre. Por eso el pleito jurídico de Corral tiene escasas probabilidades de éxito.

La discrecionalidad les gusta a los gobernadores porque siempre pueden tocar la puerta de Hacienda y obtener una bolsa adicional en caso de enfrentar emergencias o requerir recursos adicionales para realizar obra pública. A Hacienda le gusta el mecanismo porque le da instrumentos de negociación política. Quizá por eso casi ningún gobernador en activo ha apoyado a Corral, porque todos, incluidos los de oposición, se han beneficiado de dicho esquema.

En diciembre pasado el Congreso mexicano aprobó modificaciones a la Ley de Disciplina Financiera para relajar el uso y destino de los ingresos excedentes que puedan tener las entidades federativas. Se trata de un paso atrás, que da espacio para que los gobiernos estatales puedan utilizar de manera discrecional sus recursos excedentes, producto de la subestimación de ingresos que suelen hacer. Ni Corral ni ningún otro gobernador protestaron, a pesar de que se trata de un paso en la ruta equivocada.

Tampoco los legisladores parecen estar muy interesados en transparentar el uso del Ramo 23, porque ellos también medran con la discrecionalidad, al etiquetar recursos en dicho ramo y acordar transferencias para sus estados y municipios durante la negociación del Presupuesto de Egresos.

El pleito mediático de Javier Corral contra la Secretaría de Hacienda debería dar lugar a una discusión de fondo para eliminar las bolsas discrecionales, o al menos regularlas y transparentarlas. Desafortunadamente a ningún gobernador –quizá ni siquiera a Corral– le interesa dar esa batalla.

Twitter: @LCUgalde

También te puede interesar:
70 o más
Apuntes electorales
Tres comentarios prenavideños

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.