Un antes y un después...
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Un antes y un después...

COMPARTIR

···

Un antes y un después...

14/02/2018
Actualización 14/02/2018 - 14:38

El domingo fue el cierre de precampaña de Pepe Meade, en Tlalnepantla, y hoy les tengo todos los chismes sociales y las grillas políticas del evento. De entrada, les platico que hay un antes y después de Mit (jajaja), si lo comparamos con el que se registró como precandidato y el que estuvo en el evento. ¿Cómo no?, si estábamos en la tierra del Edomex, los reyes de la matraca y las porras.

La superestratega Alejandra Sota volvió a ser la nota negativa, porque al igual que como lo hizo en el Edomex en la campaña del PRIMazo, quiere bajar color rojo de los eventos y cambiarlo por el blanco. El peeero fue que esta vez pocos, muy pocos, le hicieron caso.

Léase, el partido mandó la invitación con dress code: camisa blanca y jeans. Pero, por lo visto, y las fotos no mienten, los militantes se rebelaron y se enfundaron en sus chalecos y chamarras rojas, pues dijeron, ¡ella… ni priista es!

La sorpresa del evento la dio, sin temor a equivocarme, Montiel. Sí, se apareció como si nada. Ah, sólo se paraba y aplaudía, pero no gritó ninguna de las porras. El más saludado sin duda fue Francisco Labastida, con quien todo el mundo pasó, bueno… los rojos de hueso colorado, pues los rojos-tecnócratas poco tienen en común con él. Para que mejor me entiendan, Pepe Toño González, secretario de Hacienda y Carlos Treviño, director de Pemex, asistieron con sus esposas a un evento totalmente partidista.

¡Juana, primera dama!

La megasorpresa fue escuchar la porra “Juana primera dama”, pues jamás en la historia del PRI habían hecho algo así. Las caras de Labastida y de Pichardo Pagaza hablaron por sí solas. Osorio Chong no asistió ¿habrá estado haciendo pastes? Ni tampoco Luis Videgaray, pero porque tenía influenza.

Reconocieron ir atrás y el mensaje final fue, ¡sí se puede!, recuerden la historia del Edomex. Del tema de los quesque PRIetos y Ochoa, sólo puedo decir que, lo peor para mí fue que dijo: las primeras en saltar son las ratas. Luego entonces, ¿su barco se está hundiendo? Es pregunta, sin color alguno.

Placeholder block

Otra que fue con marido fue Ale Lagunes –pero porque ella está en la campaña y él en el gabinete–. Llegó vestida de blanco y con vaso de Starbucks en la mano, y Pacchiano con cara de pocos amigos, la cual no cambió en todo el evento, cómo diciendo ¡qué hago yo aquí y en domingo, cuando podría estar haciendo yoga!

Ildelfonso Guajardo asistió muy elegante con su chamarra roja de Carolina Herrera. Otro muy saludado y reconocido, también enfundado en su chaqueta roja, fue Pepe Narro y el abrazo que se dio con David Penchyna fue más que cariñoso. El mejor chaleco lo lució Alito Moreno, pues traía bordado en la parte de atrás “Campeche con Pepe Meade”. Los góbers Marco Mena, Juan Manuel Carreras, Alejandro Murat y Aristóteles Sandoval llegaron safe, justo cuando entró Meade, por lo que les pregunté: ¿vienen de un VIP? Y Aristóteles me contestó: “entrar fue un triunfo”. Con decirles que, de un jalón, hasta le rompieron un botón de la camisa.

Qué les cuento, que Alejandro Caso y Héctor Esparza han decido incursionar en el tema electoral de las encuestas, nomás que desde otro ángulo muy diferente. Me explico. Primero, vía una encuesta telefónica a 2,500 mexicanos a quienes les preguntaron cuáles serían los atributos que debía tener el próximo presidente y fueron: honestidad, integridad, confianza, capacidad y cercanía.

Hoy presentarán los primeros resultados.

Honestidad: Suponiendo que los candidatos fueran agentes de tránsito. Si alguno de ellos te detiene ¿Quién crees que NO te pediría una “mordida”? Ganó ni más ni menos que AMLO, con el 41.4%.

Confianza: Vas a salir el fin de semana de la ciudad, ¿a quién de los siguientes candidatos presidenciales le dejarías las llaves de tu casa para que te la cuide? Agárrense, porque Anaya ganó con el 34.8%.

¿Qué atributo creen que ganó Margarita Zavala?

Los resultados completos los pueden ver en www.caudae.com

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.