¿Quién quiere la cabeza de Ochoa?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Quién quiere la cabeza de Ochoa?

COMPARTIR

···

¿Quién quiere la cabeza de Ochoa?

02/05/2018
Actualización 02/05/2018 - 12:53

Desde hace un par de semanas corre el rumor de que quitarán a Enrique Ochoa de la presidencia del PRI. Ahora bien, de ser cierto ¿quién lo estaría quitando? ¿El presidente EPN, el candidato Meade o los gobernadores? Y, ¿estarían haciendo lo correcto? Una de las grandes quejas de los priistas de hueso colorado, por no decir que lo tomaron como una afrenta personal, fue que pusieran en la campaña presidencial de Meade, como superestratega, a la exdirectora de comunicación en Los Pinos con Felipe Calderón, Alejandra Sota. Y ni qué decir, pues nadie en la campaña nacional ha hecho la más que necesaria operación cicatriz con los que no fueron escogidos o maltratados. Ah, y ante el tema del voto útil y de buscar un acercamiento con el PAN, aseguran que “quien piense eso (ojalá no sea EPN) no nos conoce. El PRI es de centro izquierda NO de derecha. Antes votaríamos por AMLO que por Anaya”.

Placeholder block

Y las cosas en el PRI se ponen aún peor, pues me dicen que los candidatos a senadores NO tienen utilitarios para repartir en las entidades, por lo que están que... echan humo. No les han dado ni lonas ni playeras ni gorras ni tortilleros. Y súmele que van para un mes de campaña y que muchas estructuras de promoción del voto no han cobrado sus 'apoyos', o sea que tampoco están bajando el dinero para pagarles. En lenguaje priista, me explican, la falta de recursos para promover el voto quiere decir que muchos han dejado de considerar al partidazo como una verdadera opción.

Hoy les traigo los resultados de la tercera encuesta sobre PERCEPCIÓN DE ATRIBUTOS de los candidatos presidenciales, realizada por Caudae Estrategias. Si bien esta encuesta no mide preferencia electoral, sí es influida por los efectos de las campañas y, en esta ocasión, por el debate.

lourdes_020518-01=

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.