¿Quién, cómo, dónde y por qué del debate?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Quién, cómo, dónde y por qué del debate?

COMPARTIR

···

¿Quién, cómo, dónde y por qué del debate?

15/06/2018
Actualización 15/06/2018 - 9:36

Hoy les traigo todos los pormenores previos, durante y después del tercero y último debate en Mérida. Quien llegó con la espada desenvainada fue José Antonio Meade, quien bajándose del avión le recetó a Ricardo: “es un vulgar ladrón, se clavó una lana y tiene que responder”. Acto seguido, Anaya, desde Valladolid, le contestó: “Meade, mosca muerta, cínico y corrupto. Es muy ingenuo, no se ha enterado que su partido y gobierno lo abandonaron”. Pero déjenme contarles que en el war room de Meade el ambiente era de optimismo, decían ya que habían acabado con Anaya y que al Peje lo traían a tiro de pichón.

A los priistas de hueso colorado les puedo confirmar que Alejandra Sota no viajó con el candidato y ya no forma parte del círculo cercano. Sigue en la campaña, pero bien a bien nadie sabe haciendo qué. Léase Alazraki le comió el mandado, y la verdad es que la campaña ha mejorado enormemente. El domingo, tras su llegada, Meade y los suyos, Javier Lozano, Aurelio Nuño, Eruviel Ávila, Vanessa Rubio, David López y otros se fueron a comer al restaurante Pigua, y déjenme decirles que los comensales no lo dejaron comer, pues constantemente se estuvieron acercando a pedirle una foto, y al salir lo despidieron al grito de "Pepe presidente". Mientras tanto, el ambiente en el war room de Anaya era de enojo no sólo por el video de Barreiro, pues dicen es obra del gobierno de EPN, sino porque Ernesto Cordero se aventó el numerito de ir a la PGR, asegurando que el video de Barreiro es contundente y que hay dos notas periodísticas sobre lavado de dinero. Legalmente es una tontería pues no aportó ni una prueba ni hubo sustento en su denuncia, pero políticamente fue una jugada muy sucia, una chicanada, dirían los abogados colmilludos, pues la sola denuncia, aún sin pruebas, sirve para que la PGR la acepte y le dé turno a la SEIDO para que inicie una averiguación previa vs. Anaya. Siendo más específica, el presidente del Senado, que representa a un poder autónomo, se prestó para ayudar al PRI y a EPN en su obsesión personal por acabar con Anaya, ¡quihúboles!

Placeholder block

El martes, día del debate, en la Pigua convivieron -aunque en mesas separadas- a la hora de la comida El Bronco, con su equipo; Marcelo Ebrard, a quien le escuchamos decir: “Ya estamos en otro México. Ya comenzó una nueva etapa para el país”; el consejero del INE, Benito Nacif, y Gonzalo, el hijo de ya saben quién. Aquí no pasó nada, cada quien estuvo en lo suyo y ni una porra para el Bronco escuché.

A eso de las 7:00 pm, ya en el Museo Maya, un panista cercano a Ricardo Anaya me dijo: “hoy se acaba la relación entre PAN, PRI y EPN. No habrá punto de retorno.”

Pero eso no pasó. ¿Será que la plática entre Emilio Gamboa, Dante Delgado y Santiago Creel en la sala especial para invitados tuvo algo que ver?

Placeholder block

Ojo, este fue el único debate en el cual convivieron los invitados de los cuatro candidatos (en el primero el espacio lo dividieron con unas mamparas pero se escuchaba todo y en el segundo los metieron en salones diferentes). No hubo ningún incidente, pero se convirtió en un concurso de aplausos sin importar lo que dijeran. Ah, todos, sin excepción, cuando escucharon por primera vez decir a AMLO su frase sobre la corrupción, se rieron. Ah, y al final los morenistas se llevaron la porra, pues los panistas se salieron y los priistas, aunque intentaron, no pudieron, y en el salón se escuchó un sonoro: “Es un honor estar con López Obrador”.

Placeholder block

Josefina Vázquez Mota fue la primera en llegar. El Jefe Diego, ante mi cuestionamiento de qué le había parecido la denuncia de Cordero, me contestó textualmente: “cuando en la vida te topes con una porquería no la pises, sigue tu camino”. ¡Ouch!, se vale sobar. El gobernador Rolando Zapata no me quiso contestar cómo iba la elección estatal, supongo que porque las encuestas dicen que Mauricio Vila, del PAN, será quien gane el estado, o porque el escándalo de la estafa maya cada día crece más, pues se comprobó el desvió de dinero de tres secretarías estatales.

Continuará…

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.