No fueron los rusos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No fueron los rusos

COMPARTIR

···

No fueron los rusos

23/05/2018
Actualización 23/05/2018 - 11:28

Las vulnerabilidades presentadas en nuestro sistema de pagos no obedecieron a un ataque de la KGB, ni un grupo subversivo ni cosas tipo serie Scandal, Homeland o Designated Survivor, sino a un superrobo. ¡Así cómo lo está leyendo! Resulta que, de acuerdo con las pesquisas que he venido haciendo desde el día uno que estalló la crisis, me dicen los que saben que el robo fue orquestado por gente de sistemas de Banxico, del proveedor del SPEI, la empresa LGEC, de los bancos o unos hackers-rateros, o todos juntos. Me dicen que cuando intentas un ciberataque buscas pegarle a una vulnerabilidad para infiltrarte, y que lo que se vivió en México fue un robo en despoblado con cuentas de entrada y de salida, creadas desde hace tiempo. Hoy en día, al vivir en una era tecnológica, es más fácil robar así que usando un pasamontañas.

Ahora bien, la única buena noticia de este tema es que el dinero estaba asegurado, por lo que el daño no fue ni para el banco y mucho menos para los usuarios o sus ahorros, 157 mdp de Banorte y 153 mdp en Inbursa. Ah, y por increíble que parezca, el famoso protocolo que se implementará aún sigue en firmas en la ABM, AMIB, AMIS y la Amsofipo. Otro lado, me dice el sector, se quedaron con cara de what al ver al secretario González Anaya que andaba en el debate presidencial, pues en su secretaría no han terminado de entender que lo que está en juego es la integridad del sistema de pagos de todo el país, por lo que no han dejado de patear la bolita y echarle toda la culpa a Banco de México.

Sobre el actuar de Banxico, las malas noticias continúan pues siguen sin darnos certidumbre y, ojo, los intermediarios de la AMB me dicen que tras ver la precisión del robo, SEGURO hubo otros anteriores, aunque de menor cuantía y que, desde octubre, hay indicios de que algo se estaba tramando. Así pues, urge que exista un medio de alerta temprana de los bancos, anónimo y seguro, que permita identificar y compartir de inmediato actividades sospechosas. En resumen, al ver reaccionar al gobernador, Alejandro Díaz de León, sólo nos queda pensar que esta es 'la crónica de otro robo anunciado', pues no saben ni por dónde comenzar y menos terminar, y a las pruebas me remito. Ah, ¿quién se queda en lugar de Lorenza Martínez?

Doctor Agustín Carstens, cómo se te extraña.

Placeholder block

Ahora, el director de ProMéxico se encuentra en tierras asiáticas para revisar y apoyar importantes proyectos de inversiones en nuestro país, de grandes corporativos coreanos como Samsung Electronics y Posco. En esta gira de trabajo se dará a conocer la inversión de 15 millones de dólares que realizará Samsung Industries para fabricar cinturones de seguridad para automóviles en Coahuila. ¡Quihúboles! Aprovechando el viaje, ojalá Paulo y su equipo puedan darse una vuelta por la concentración de la Selección Nacional de Futbol de Corea y ver si pueden descubrir la estrategia que utilizarán en el partido que tendrán contra México, en Rusia 2018. Total, nunca está de más echarle una manita al director técnico de la Selección Mexicana, Juan Carlos Osorio (jajaja). Ya en serio: bien por Paulo Carreño y ProMéxico, que trabajan muy duro en la promoción del país en el mundo.

Placeholder block

Qué les cuento, que Manuel Rivera y Ernesto Núñez han creado el festival LOVE4ALL, con el objetivo de que México sea una sociedad más incluyente y que se informe sobre la inclusión en temas de equidad de género, racismo, personas con capacidades diferentes y diversidad sexual. La primera edición se llevará a cabo el 29 de junio en Campo Marte, y los asistentes tendrán las herramientas y reconocerán la importancia de la comunidad LGBT+ en diferentes mercados y ámbitos. Por cierto, 180 millones de personas en el mundo pertenecen a esta comunidad. Su derrama económica suma 700 mil mdd. Ser homosexual o tener alguna orientación diferente en 70 países es ilegal y en ocho países ser gay es motivo de condena de pena de muerte.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.