¿México is the shit?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿México is the shit?

COMPARTIR

···

¿México is the shit?

11/05/2018
Actualización 11/05/2018 - 9:49

El 2 de julio todos vamos a vivir en el mismo país. Sin duda, un país con grandes retos por delante, en materia de seguridad, combate a la corrupción, impunidad y desigualdad. Pero también un país que, aun a pesar de sus problemas, se ha vuelto un referente en el mundo en los últimos años.

Así pues, una vez más los invito a aplacarnos, sosegarnos y apaciguarnos. Vamos a cuidar nuestra casa. Cuidemos la marca de nuestro país y protejamos también los avances para no retroceder.

México es más grande de lo que creemos o de lo que las campañas nos quieren hacer creer. Pues México somos todos nosotros, nuestra cultura, historia, tradiciones, gastronomía, así como nuestras playas y nuestras zonas arqueológicas y un sinfín de etcéteras.

Nos hemos convertido en referente en muchísimas cosas. De entrada, déjenme decirles que muy pronto se hará oficial que México ya es el sexto destino turístico del mundo.

Somos la economía más importante de América Latina y el país con más sitios declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO de la región (el séptimo del mundo).

Placeholder block

Además, somos potencia en infraestructura cultural. ¿No me creen? Dense una vuelta por los museos y bibliotecas en la CDMX, los espacios culturales en Guadalajara, el Museo Maya o el próximo Museo de la Música en Mérida. Léase, lo tenemos todo.

No por nada somos sede de los mejores eventos del planeta. El que me pongan: la mejor sede por tercer año consecutivo de Fórmula 1. La mejor sede por segundo año consecutivo del Campeonato Hípico Mundial de Longines. El mejor de la PGA y se lo quitamos a Trump.

También tenemos el gran evento de ballet “Despertares”, del talentoso Isaac Hernández, la feria gastronómica Comali, el festival de cine de Morelia, la Feria del Libro de Guadalajara (nada más la mejor de habla hispana, y considerada la segunda del mundo sólo después de la de Frankfurt). Ah, y el Fondo de Cultura Económica es la editorial más antigua de América. ¿Y qué decir de la UNAM, el Museo del Papalote, el Museo Interactivo de Economía (MIDE), ¡el primero en su tipo en el mundo! Sí, somos un país ejemplo en creación de instituciones que perduran en el tiempo.

Placeholder block

De aquí es la vainilla, el tomate y el cacao. Así como el chile habanero y el aguacate. Nuestra gastronomía es de las pocas del mundo Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, con todo y el mole, la cochinita, los tacos al pastor, el chicharrón prensado, los tamales.

Tequila, mezcal, sotol, bacanora, son 16 las denominaciones de origen con las que contamos.

De hecho, México fue el lugar donde se empezó a hacer por primera vez vino y cerveza en toda América y hoy somos el primer exportador de cerveza del mundo y el cuarto productor de cerveza del planeta, superando incluso a Alemania.

Nuestras celebraciones del Día de Muertos inspiraron a la película Coco, que este año ganó el Oscar, pero también tenemos el Cervantino, la Guelaguetza y exposiciones mundiales con grana cochinilla para difundir el 'Rojo Mexicano'.

Placeholder block

Otro orgullo de México también es la exposición Picasso y Rivera, montada por Bellas Artes, la cual fue nombrada la mejor exposición de 2017 en Estados Unidos, por la Asociación de Curadores de Museos de Arte. SÍ, lo mejor sucede aquí.

Y ni qué decir de Salma Hayek, Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu. O nuestros muralistas Rivera, Siqueiros y Orozco. En fin, nunca acabaría. Porque faltan Frida Kahlo, Sor Juana, las catrinas, Xochimilco, Palenque, Cancún, La Quebrada en Acapulco, San Miguel de Allende, el Huapango de Moncayo, los mariachis y, obvio, nuestra Selección Mexicana y el 'Sí se puede'.

Y como dice la polémica chamarra de Anuar Layón, “México is The Shit”, que la interpretación quiere decir “México es la neta”.

Placeholder block

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.