El resurgimiento de Luismi
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El resurgimiento de Luismi

COMPARTIR

···

El resurgimiento de Luismi

07/11/2018
Actualización 07/11/2018 - 12:56

¿Habrá alguien que dude del relanzamiento del cantante Luis Miguel como la máxima estrella, no sólo de México, sino de toda Latinoamérica? Yo creo que no. Y es que después del trancazo que significó la serie sobre su vida, protagonizada por el actor mexicano Diego Boneta y producida por Gato Grande y Metro-Goldwyn Mayer para Netflix y Telemundo, El Sol goza de un repunte en su popularidad, lo que se ve reflejado en los 31 conciertos sold out en el Auditorio Nacional este año, y en una ‘luismimanía’ que generó pláticas de oficina, comidas y café cada lunes para comentar el capítulo de la noche anterior y, cómo no, las tropelías de Luisito Rey.

¡Todo un fenómeno que ni el propio Luismi se esperaba! De hecho, gracias a ‘Luis Miguel La Serie’, Spotify aumentó en casi 200 por ciento el número de reproducciones de sus canciones (tan sólo Culpable o no, uno de sus éxitos lanzado originalmente en 1988, subió ¡4,000 por ciento!) y Netflix incrementó en 18 por ciento su audiencia dominical, de acuerdo con datos de HR Ratings Media. ¡Quihúboles, así como lo están leyendo!

Con decirles que se habla de que en promedio 487 mil personas se conectaron cada domingo por la noche durante los 13 capítulos de la primera temporada. Urge del verbo ‘ya’ –jajajaja– que salga la segunda temporada, ¿o no?

Placeholder block

Por cierto, déjenme contarles, en megaexclusiva, que a propósito del resurgimiento y la moda de Luis Miguel, quienes van a aprovechar esta ola son los de Citibanamex, pues ya firmaron a Diego Boneta para que sea la imagen oficial de su campaña de mercadotecnia a propósito de El Buen Fin. Este banco ya impulsa a figuras como Lorena Ochoa, Sergio Checo Pérez y a la Selección Mexicana de Futbol, por lo que esta alianza con el histrión Boneta macha perfecto con la visión de estos banqueros para recobrar sus bríos uniendo la mercadotecnia con mejor servicio, una superinversión en tecnología, entre muchos temas más que traen entre manos. ¿Qué les parece?

En otros temas menos agradables, qué les cuento, que la que anda desatada es ni más ni menos que Asa Cristina Laurell; me cuentan que ha sorprendido a propios y extraños, ya que en los trabajos de la transición en el sector salud se presenta como “la futura jefa de la institución”, dejando a un lado, como un simple títere, al Dr. Jorge Alcocer.

De hecho, me han comentado que en varias reuniones al Dr. Alcocer se le ha visto incómodo e incluso molesto con el actuar de la exsecretaria de Salud del DF, hoy CDMX. Pero esto no es lo peor, sino que la doctora tiene un impedimento legal para ser secretaria de Salud, y es que es sueca. Ah, y para seguirle atizando al fuego, trae entre manos la iniciativa de suprimir la Cofepris para dejarla en manos de su propia subsecretaría y así controlar directamente su operación. Esta situación sería prácticamente una tragedia para las industrias reguladas y otra pésima noticia para los mexicanos. Baste recordar que en los últimos años esta institución ha ganado varios reconocimientos de la OMS de la ONU y de la Organización Panamericana de la Salud, como agencia de riesgos sanitarios de referencia mundial.

Placeholder block

Hace ocho días cenaron ni más ni menos que Juan Pablo Castañón, del CCE, y Poncho Romo, jefe del gabinete de AMLO. El aquelarre, ah, no, perdón, el convivio se dio en el Bakéa, sí, el restaurante –dirían los morenos– fifí de Las Lomas. Los otros comensales no cabían del asombro y aunque procuraron ser discretos, imposible, pues es bastante pequeño, pero con una supercocina; nadie pasó por alto que se quedaran tanto tiempo en la sobremesa. ¿Será que empresarios y el nuevo gobierno están buscando cómo fumar la pipa de la paz? Sólo por no dejar, déjenme recordarles que cuando AMLO aventó la bomba nuclear en la asamblea de la CMIC, asegurando que cancelaría el aeropuerto de Texcoco, ahí Castañón le ofreció una mesa de negociación y todos salieron contentos. Pero días después, dicen las malas lenguas que por órdenes de EPN, ¡la echaron para atrás! Ya que, palabras más palabras menos, en Los Pinos dijeron: No lo pueden tratar como presidente si es candidato.

Placeholder block

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.