El comienzo del adiós
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El comienzo del adiós

COMPARTIR

···

El comienzo del adiós

08/06/2018

Como se los adelanté ayer, en exclusiva, en redes: En medio del despeñadero electoral, la reunión de gabinete de antier de EPN, que se prolongó hasta las dos de la mañana, NO fue para ver cómo ganar, fue sobre auditorías en proceso, lideradas por Arely Gómez, secretaria de la Función Pública. Es decir, se acabó. Siendo aún más explícita se pusieron a ver la entrega. También les dijo que, para él, el mejor es Meade, pero que tenían que ser cuidadosos en el proceso electoral. Lo más sintomático de la reunión sin duda fueron las caras, tristes y con cierta nostalgia. Ojo, hacer esto, más allá de las especulaciones, habla bien del gobierno, pues de ganar “Ya saben quién”, como dicen las encuestas, hacer una transición tersa enviará al mundo un mensaje de institucionalidad del país y de tranquilidad.

Placeholder block

Hoy les traigo todos los pormenores de dicha reunión.

De entrada, y como seguro ya saben, fumaron la pipa de la paz y ambos lados resumieron la reunión como un encuentro muy cordial. Con decirles que estaba programado para empezar 8:30 am y terminar 9:30 am (pues López Obrador empezaba eventos a las 12 en Tlaxcala y después en Veracruz) y estuvo tan buena la reconciliación-plática, que les dieron las 11 de la mañana, momento en el que César Yañez, incondicional de toda la vida de Andrés, le indicó que era tardísimo y la gente ya lo esperaba en Tlaxcala.

A su llegada, Andrés saludó a todos de mano, lo sentaron en la cabecera de la mesa rectangular al lado de Alejandro Ramírez, quien, además fue el moderador de la mesa. Aunque no se permitía entrar con celular, algunos que tienen dos sólo entregaron uno; así que sí hay fotos. En el salón de enfrente había un desayuno de mamás del Miraflores y varias tenían curiosidad de ver en persona a AMLO, de quien piensan (casi todas) es como el anticristo, pero no lo lograron. Aunque no lo crean hubo risas y éstas se dieron cuando Ya saben Quién les dijo: “Yo no hablo de corrido”. También hubo aplauso de TODOS al final de la reunión.

El abrazo del encuentro fue con Claudio X González; además, Claudio le dijo que era bueno saber que coincidían en gustos deportivos, que él también es fan del beis y que los dos le van a los Cardenales de San Luis, ¡quihúboles!

Placeholder block

Para los amantes de la grilla, les cuento que Germán Larrea, cordial, hasta ahí, sí dio la mano y hasta esbozó una pequeña sonrisa (obvio al día siguiente que supo que Napo si podía ser senador, se infartó). Baillères saludó serio y estuvo asintiendo con la cabeza. Mientras que el más apapachador fue Emilio Azcárraga. Apretón de manos hubo con Carlos Slim Domit, quien a media sesión se salió a fumar su cigarro electrónico. Mariasun Aramburuzabala también estuvo y sonriente, así como Roberto Hernández, así como lo están leyendo ¡ver para creer! Por su parte, Juan Pablo Castañón le dijo que se debía respetar la libertad de expresión del empresariado.

Alejandro Ramírez le dijo “compartimos con usted la frustración por un país que sufre carencias y problemas antiguos y nuevos, que podría avanzar a mayor velocidad, que podría ser más justo, con más oportunidades, con menos violencia y con menos corrupción. Se ha llegado al exceso de decir que ni siquiera somos auténticos empresarios, sino “traficantes de influencias” y “beneficiarios de la corrupción”. Estas descalificaciones nos hieren y nos ofenden porque, al igual que usted, amamos a nuestro país, y nos esforzamos cada día para ayudar a sacarlo adelante invirtiendo, generando empleos de calidad, pagando impuestos... Si llega a ser presidente, queremos ayudarlo a cambiarlo con una visión de país compartida. Ya estamos conformando con Alfonso Romo un equipo de trabajo con varios de sus asesores económicos”.

Placeholder block

Anaya fue con los jesuitas a la Ibero;

Meade fue con los Legionarios de Cristo a la Anáhuac;

Andrés fue con los hombres del dinero.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.