Crónica de una derrota anunciada
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Crónica de una derrota anunciada

COMPARTIR

···

Crónica de una derrota anunciada

25/05/2018
Actualización 25/05/2018 - 12:00

Chiapas le da la bienvenida a Morena”, cortesía del PRI de Enrique Ochoa y Aurelio Nuño; así como lo está leyendo. Les cuento, y sin muchos rollos. Resulta que el Partido Verde, de Jorge Emilio González, dejó la alianza en Chiapas, así como los partidos locales Chiapas Unido y Mover a Chiapas, lo cual se traduce en que, Roberto Albores, candidato impuesto por Ochoa y Nuño, que no unía al PRI y al Verde, perderá en solitario, pues el PVEM no quiso hundirse con una candidatura perdedora. Y esto no fue lo peor, sino que Albores, el martes pasado, amagó con bajarse de la candidatura, sí, con tirarla si el Verde dejaba la alianza. Obvio, nadie lo tomó en cuenta y se tuvo, literal, que tragar su berrinche. ¡Ternurita!

Placeholder block

Para que dimensionen aún mejor la catástrofe en términos de votos, no sólo en Chiapas, sino para la candidatura presidencial de Meade, déjenme comentarles que hace seis años el güero Velasco, como candidato del Verde-PRI, ganó la gubernatura con un millón 300 mil votos y a EPN le dio 900 mil votos. En este 2018 se estima que Morena ganará la gubernatura con 900 mil votos; el Verde se quedará como con 500 mil y el PRI con 400 mil.

Pero agárrense porque para la presidencial se dice que, en Chiapas, AMLO obtendrá algo así como un millón de votos y Meade apenas 500 mil. Tras leer esta ‘crónica de una derrota anunciada’, no puedo más que terminar diciendo: No cabe duda que Luis Armando Melgar era el mejor candidato, el único que unía a ambos partidos.

Ah, y analizando lo anterior, no hay forma de echarle culpa alguna al góber Manuel Velasco o a su familia materna, por ser muy cercana a 'ya sabes quién'. Pues estas serían excusas de quienes orquestaron la tragicomedia titulada: 'El Cañón del Sumidero', producida por Aurelio Nuño y el difunto Ochoa… Ahora bien, qué cuentas le darán a Mit (idioma Morena) que él sí quería a Melgar.

Placeholder block
Claudia Sheinbaum, Mikel Arriola y Alejandra Barrales, candidatos a la jefatura de Gobierno de la CDMX.Fuente: Cuartoscuro

Que alguien me explique cómo es que Mikel Arreola nos presume estar en segundo lugar en dos o tres sondeos a jefe de Gobierno de la CDMX, cuando las encuestas dicen que ocho de cada 10 capitalinos jamás votarían por el PRI y peor aún, que históricamente han apostado por la izquierda. La única lógica que encuentro es la que dice que: las encuestas son de quien las trabaja o de quien las paga; así de claro. Dicho lo anterior, las punteras son Claudia Sheinbaum y Alejandra Barrales. Ah, y le recuerdo al candidato del PRI que la tendencia natural de este partido, el cual obvio no conoce, es a la izquierda. Que cuando se cargó a la derecha perdió y que si tiene alguna duda le pregunte a Carlos Salinas de Gortari porque a Miguel de la Madrid (q.e.p.d.) no se puede. Es más, por esta decisión se creó el PRD. Ah, y aunque se ufane de decir que es ciudadano va por un partido rojo, muy rojo.

Placeholder block

Qué les cuento, que el secretario de Salud, José Narro, dejó el nombre de México muy en alto ante el pleno de la OMS, en Ginebra. Su discurso fue impecable, de esos que dan los hombres de Estado. Entre otras cosas dijo que nuestra sociedad sufre una crisis de valores y que la salud no es ajena a ello. “La salud no es una mercancía y el mercado no debe definir su rumbo. Nos corresponde a todos impedir que nuevas enfermedades contagiosas se instalen en la sociedad: la exclusión, el odio, la codicia y el fanatismo entre otras. No hay vacunas contra esas afecciones, pero existen valores esenciales que previenen y combaten la ceguera, la indiferencia y la inacción que generan esos males. Qué importante encontrar espacios para pensar en los demás, ejercer la solidaridad y ayudar a los que menos tienen. Qué significativo sería que la salud y su cuidado fueran parte del cambio que la humanidad demanda”. ¿Qué pero le ponen a su texto? Ninguno diría yo. Es más, ojalá que gane quien gane la presidencia (AMLO, Meade o Anaya) se siente con el doctor Narro, pues su visión de la justicia social DEBE de aplicarse.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.