AMLO, rumbo a Los Pinos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

AMLO, rumbo a Los Pinos

COMPARTIR

···

AMLO, rumbo a Los Pinos

30/05/2018
Actualización 30/05/2018 - 11:00

¡Así como lo está leyendo! Durante el Foro Kybernus #RecuperaTuFuturo, organizado por Grupo Salinas, les dijo a los chavos ahí presentes que él va por una democracia, NO por una dictadura; que no hará expropiaciones y que los países que admira son Noruega, Dinamarca, Nueva Zelanda y Suecia, en los cuales NO existe la corrupción, la distribución del ingreso es uniforme, su modelo educativo va en alianza con los maestros y le entienden a la reforma energética.

Lo que significa que entendió o su equipo cercano lo asesoró de que había que moderar su discurso, pues ante la proximidad del proceso electoral, cada vez más se escuchaban versiones cuasi histéricas respecto a los horrores que sobrevendrán con el inminente triunfo de AMLO.

Desde “nos va a meter gente a nuestras casas”, pasando por “va a expropiar empresas”, hasta aquellos de la alta burocracia que pronostican el hundimiento del Titanic; el miedo siempre ha sido enemigo de la reflexión y el sosiego indispensable para pensar.

Placeholder block

Primero habría que decir que durante su gestión como jefe de Gobierno NO expropió vivienda alguna, tampoco metió gente a vivir en las Lomas o Santa Fe o la Del Valle o San Ángel. De hecho, en ninguna colonia pasó eso.

Es más, podríamos decir que su gestión fue más cargada a la derecha que a la izquierda –cosa de recordar que recuperó el centro de la mano con Carlos Slim; introdujo el metrobús y el segundo piso, y además estableció el apoyo a adultos mayores (programa que todos los partidos le copiaron y que la ONU le reconoció).

Según su war room, podemos esperar: una ardua disciplina fiscal, una reducción de las partidas de lujos, cero corrupción y una mejora sustancial del gasto. Existen seis mil 300 programas sociales en los cuales gastamos un billón de los cinco billones del Presupuesto y seguimos generando pobres. Luego entonces, sí se podría hacer mejor. Ahora bien, sus propuestas en materia económica, como las refinerías o la autosuficiencia alimentaria, son, sin duda, muy discutibles.

Placeholder block

Habla de algunos empresarios que no quieren dejar su statu quo, lo cual también es cierto. Pero hay otros que recuerdan las palabras de Taibo como si “ya saben quién” las hubiera dicho, y no demerito el efecto, pues habló de EXPROPIACIONES y su equipo cercano, textualmente, me dijo: “No está en la campaña ni es parte de la estrategia y tampoco estará en el gabinete”.

Siguiendo el recorrido, propone reactivar el mercado interno, dado el neoproteccionismo estadounidense y las limitaciones al crecimiento de nuestro modelo exportador. No se trata de proponer una vía alterna, sino complementaria a la apertura comercial. Para ello, subraya el aumento de los salarios mínimos y la reducción de los muy elevados costos de intermediación financiera en México.

Hasta aquí, ¿encuentran ustedes un camino lógico y posible o motivos de alarmas?

Ah, sobre el nuevo aeropuerto para la CDMX ya dijo que no lo echará para atrás, que seguirá adelante la construcción, pero sin subsidios y que, en una de esas, hasta lo concesiona.

También propone una alianza actualizada para el desarrollo con Estados Unidos.

Es decir, ir más allá del TLC. Aprovechar la nueva era de tecnología y servicios, y tener un plan común a mediano plazo.

Otro tema que escandaliza es el de Nestora y Napo. De la primera me dicen que no hay nada real en su contra, y de Napo, sino cumple con los requisitos de la ley, pues no pasará y no será senador, pero el mensaje para Germán Larrea fue claro y fuerte: nadie por encima de la ley.

Lo cierto es que su discurso ha cambiado y la estrategia de aquí al día de la elección es irse suavizando. Además, me dieron como ejemplo a Felipe González, quien negoció la entrada de España a la Unión Europea, para que viéramos qué nos podía pasar con estos 'socialistas'.

México es un país de instituciones, luego entonces valoremos nuestro voto y, de ser necesario, hagamos el voto diferenciado.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.