Opinión

Los tres grandes del TPP

 
1
 

 

Industria aeroespacial.


La autora es Editora en The Financialist, Credit Suisse.

El 5 de octubre de 2015, tras 10 años de negociaciones, 12 países de la Cuenca del Pacifico que representan más del 40% del PIB global acordaron avanzar en la firma del llamado “Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP)”.

Al parecer el acuerdo eliminaría parte importante de los aranceles a los bienes y servicios, obligaría a las empresas estatales a seguir leyes internacionales de comercio, fijaría estándares ambientales y laborales más estrictos y establecería tribunales internacionales para solucionar disputas entre las empresas y los países participantes que surjan como consecuencia de leyes que pueden ser vistas como injustamente restrictivas por parte de las empresas.

La decisión de ratificar el acuerdo cae en manos de los poderes legislativos de los países participantes, y en lugares como EU aprobarlo promete ser un proceso complicado.

Si el acuerdo llegase a entrar en vigencia, los economistas de Credit Suisse creen que traerá efectos económicos mixtos para los países participantes, y posiblemente ocasionará consecuencias significativas para aquellos que estén fuera del acuerdo.

Jay Feldman, economista de Credit Suisse, cita investigaciones que apuntan a que el TPP aumentaría el PIB americano en tan sólo un 0.2% para el 2025, ya que EU tiene tratados de libre comercio con seis de los once países participantes, entre los que se encuentran Australia, Canadá, Chile, México, Perú y Singapur.

Japón

Si bien el estudio prevé un aumento ligero en el PIB americano, si apunta a un alza mayor en el caso de Japón: alrededor de un 1%. Sin embargo, el jefe de Credit Suisse en Japón –el economista Hiromichi Shirakawa– advierte que la proyección podría ser excesivamente optimista.

La oficina del gobierno japonés dice que el PIB aumentaría solo un 0.66% si todos los aranceles de importación desaparecieran, y en caso de ser aprobado el TPP; este estipula que algunas de estas se mantendrían. Aumentar los impuestos de importación para productos alimenticios, como carne de vaca y cerdo reduciría los precios al consumidor en torno a un 0.075% anual. Aquello podría incentivar a los consumidores a gastar un poco más; sin embargo, no lo suficiente para traer un alza significativa en el PIB.

Es relevante destacar que el TPP no aumentaría los niveles de exportaciones netas. Los productores japoneses del área de equipos de transporte y maquinaria eléctrica serían los más beneficiados por el acuerdo, ya que enfrentan altos aranceles a las exportaciones de parte de EU y el resto de Asia.

Malasia y Vietnam

De los otros diez países en el acuerdo, Malasia y Vietnam son los que ganarían más; con un alza potencial en el PIB de un 5.5 y 10.4% respectivamente para el 2015. Nueva Zelanda, Perú y Singapur verían un alza de entre un 1 a un 1.5%, Australia (0.3%), Brunei (0.9%), Canadá (0.3), Chile (0.7%) y México (0.5%) verían un crecimiento menor a un 1%, según el estudio.

Para economías pequeñas como Malasia, Vietnam y Perú, los beneficios potenciales son relativamente grandes, ya que accederían de manera preferencial al enorme mercado de EU, según el Peterson Institute for International Economics. Vietnam, por ejemplo, representa un 34% de las importaciones de ropa de EU, y los productores de bajo costo de ropa y calzado se verían beneficiados por una eliminación en los aranceles. Los agricultores de lecherías de Nueva Zelanda también se verían beneficiados por poder exportar sin aranceles a los mercados de Canadá, Japón, México y EU.

En cambio, Canadá y México ya tienen acuerdos de libre comercio – y proximidad – con EU, y por ende tienen menos que ganar que otros de sus compañeros pequeños.

China

El tratado trae consecuencias importantes para un país que no tomó parte en las negociaciones: China. El jefe de las investigaciones no-japonesas de Credit Suisse, Dong Tao, afirma que los bienes chinos se volverán menos competitivos en Asia, Latinoamérica y Norteamérica si el tratado entra en efecto.

Por la misma razón, China se vuelve un mercado menos atractivo para inversiones extranjeras directas, según Tao. La gran escala del acuerdo significa que China tendría que apegarse a las reglas del TPP en cuanto a estándares ambientales y laborales, sin el poder de influenciarlas.

China ha tratado de flanquear el acuerdo a través de tratados de libre comercio con Australia, Corea, Japón y Singapur en años recientes. Pero sin EU, el mayor mercado de exportación chino, estos acuerdos no se comparan con el TPP.

Una de las pocas opciones es la de devaluar más su moneda. Tao cree que el tratado ha vuelto este escenario aún más probable.

La exclusión de China del tratado multilateral logra ciertos objetivos geopolíticos de EU y algunos de sus aliados asiáticos, que quieren apaciguar la creciente influencia China en la región.

Si el TPP entra en efecto, las ramificaciones de este pueden ser más profundas que simplemente económicas, particularmente para EU.