Opinión

Los 'tamaños' de Enrique

  
1
  

  

Enrique de la Madrid. (Cuartoscuro)

La beligerancia de Donald Trump hacia lo mexicano y hacia nuestra nación ha impulsado una actitud que dista mucho de ser congruente con la idea de una 'buena vecindad' y mucho más de la ideal entre importante socios comerciales.

La historia consignará la actual relación bilateral entre las naciones como una de las más grises que hayan vivido nuestras naciones en la que se han olvidado los elementos básicos del respeto a un vecino, 'amigo' y relevante socio comercial para desplegar desplantes de prepotencia hacia nuestra nación, nuestros ciudadanos y los temas que a ambos países deberían ocuparnos.

Por ello me parece relevante consignar la manera en que ENRIQUE DE LA MADRID CORDERO, secretario de Turismo se comportó ante representantes del Departamento de Estado de la Unión Americana la semana anterior cuando de una manera cordial, firme, respetuosa y digna consignó la posición de un gobierno vecino, amigo y socio ante alertas turísticas que se distancian de lo oportuno e incluso necesario para instalarse en una muestra más de la falta de respeto y la arrogancia con la que el Gobierno vecino del norte ha decidido tratar los asuntos que involucran a nuestra nación.

La gira que encabezó el titular de Turismo hacia la Unión Americana fue de escasos dos días. El primero de ellos invertido en DEFENDER la visión de México respecto a las alertas que emite el gobierno del Norte a sus ciudadanos para que eviten visitar nuestro país por representar un potencial peligro a su seguridad.

Partió de Cancún hacia Washington la noche del 5 de diciembre. Al día siguiente, luego de un desayuno en el piso 8 de nuestra embajada en suelo vecino Enrique de la Madrid enfiló hacia el 2201 de C Street sede de las oficinas del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América.

Ahí John Creamer, subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental y Karen Christensen, subsecretaria adjunta de la Oficina de Servicios para Ciudadanos en el Exterior dialogaron con el secretario mexicano y escucharon las consideraciones de un funcionario público de alto rango defender la posición de México con la que definitivamente no estuvieron de acuerdo aunque reconocieron la posición firme de un funcionario federal mexicano al considerar arbitrario, fuera de lugar e incluso excesivo el que se emitan alertas que afectan innecesariamente la voluntad de ciudadanos norteamericanos de viajar a nuestro país.

Como si la violencia fuera un distintivo generalizado en todos los puntos turísticos a donde suelen viajar los vacacionistas de ese país, como si fuera México el único entre las dos naciones en donde un turista puede tener riesgo ante su seguridad. Una alerta hacia México en un contexto equivocado equivaldría a que el Gobierno de Peña Nieto alertara a la población mexicana que quiera viajar a Las Vegas anteponiéndole que en ese centro de apuestas y grandes espectáculos suelen haber tiroteos locos en lo que personas desequilibradas se dan a la tarea de 'venadear' a los asistentes a eventos multitudinarios.

En el contexto de lo expresado por el funcionario quedó el lamento de las líneas de interpretación que las alertas abren dentro de los capítulos de una creciente y aparente animadversión hacia México, sede relevante del turismo estadounidense que, por cierto, y a pesar de las alertas crece a ritmos de 10 por ciento entre enero y octubre del presente año.

No obstante las alertas en este año será muy factible que el turismo internacional roce los 38 millones de turistas, con tres millones más respecto al año anterior e ingresos que rebasen los 21 mil millones de dólares.

Quienes escucharon atentos al secretario expresarse en perfecto inglés desde luego que tomaron nota aunque dejaron sentir que no retirarían la voluntad de alertar a sus ciudadanos, bajo sus perspectivas, del peligro de visitar México en determinados polos turísticos.

¿Variará la posición de Estados Unidos en el tema? Seguramente no, pero me parece digna la posición del Gobierno mexicano de abstenerse a solo contemplar como su vecino, 'amigo' y socio interfiere en la relación turística bilateral argumentando el escudo de la seguridad de su ciudadanía que se encuentra más vulnerable a la violencia dentro de su propio territorio que en el nuestro.

Hace recordar el pasaje una anécdota entre el entonces presidente mexicano ADOLFO LÓPEZ MATEOS y el presidente norteamericano JOHN F. KENNEDY quien disfrutaba de una simpatía especial tanto por nuestro país y la calidez de nuestra ciudadanía hacia su persona, como un respeto a la relación bilateral definida por la vecindad geográfica, la amistad entre los pueblos y la sociedad en el ámbito del comercio entre ambos.

El presidente norteamericano le pidió a LÓPEZ MATEOS que accediera a resolver de una buena vez el debate respecto al fragmento de tierra conocido como 'El Chamizal'. Palabras más, palabras menos el mandatario estadounidense conminó al presidente mexicano a determinar una cifra que resolviera el diferendo.

Dígame una cantidad, elaboro el cheque y pasamos a otros temas, presidente Adolfo, habría sugerido Kennedy.

LÓPEZ MATEOS, quien no hablaba inglés le conminó a la traductora que fuera fiel al comunicar su respuesta al homólogo norteamericano:

Señor Kennedy: "Trata usted con el Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, no con un agente inmobiliario".

¡Zas!. El presidente John Kennedy ofreció disculpas. Esos eran tamaños, no pedazos.

DE TIN MARIN...

Ayer fue inaugurada la IF INDUSTRY GALLERY PHOTO STUDIO que ha impulsado el artista JUAN CARLOS MORALES GARCÍA con 25 años de trayectoria en la fotografía profesional. Conjuga una muestra de 450 fotografías de foto reporteros y artistas de la cámara en la idea de dar una muestra de la categoría de los fotógrafos mexicanos profesionales y NO PROFESIONALES.

La idea es abrir una PLATAFORMA que muestre el ojo artístico de quien capta realidades en distintas categorías y pretende esta iniciativa mexicana establecer una RED GLOBAL DE EXHIBICIÓN que lleve a las grandes ciudades del mundo el trabajo de fotógrafos mexicanos y podamos en México contemplar trabajos de profesionales similares en otras latitudes del mundo.

El maestreo MORALES GARCÍA, fotógrafo oficial del presidente Enrique Peña Nieto inicia con 20 grandes expositores mexicanos con la idea de incorporar a quien tenga calidad para estar representado en la galería.

La sede de este esfuerzo Pyme está ubicada en ARISTÓTELES 165 POLANCO. Importante visitarla.

Twitter: @ETORREBLANCAJ

También te puede interesar:
2018, 'Dolores' para las Pymes
Tamales inteligentes
Raúl Beyruti propone dos pactos

Sign up for free