Opinión

Los signos en la Corte

En política dicen que muchas veces lo que parece, simplemente es. Por eso llamó mucho la atención el desayuno que organizaron para este viernes los abogados integrantes de la Asociación Nacional de Doctores en Derecho, Colegio de Profesionistas, a la ministra Margarita Beatriz Luna Ramos, como reconocimiento a una trayectoria de 39 años de andar en los gajes de la barandilla y los juzgados.

Ya sabe usted que estos eventos no pasan fácilmente desapercibidos, sobre todo en los altos círculos de la Corte, donde la lectura de esta reunión de convivencia es otra. Dicen que es parte de los movimientos que hace la connotada jurista chiapaneca como una de las aspirantes muy serias a relevar al ministro Juan Silva Meza al frente del máximo tribunal del país.

Berenjenal en el Senado


Y por si algo le faltara a Jorge Iván Villalobos –segundo de a bordo del diputado Luis Alberto Villarreal, ambos cesados por ser las figuras centrales del polémico videoescándalo de la fiesta privada–, también tiene cola en el berenjenal que desató la fallida sesión de la Comisión Permanente de esta semana.

Sucede que los diputados y senadores del PRD se percataron de que la sesión sería conducida por las fuerzas menores de la Mesa Directiva, porque Raúl Cervantes acudió a un evento presidencial, mientras que de los encargados de estar al frente, ni sus luces.

Por eso los perredistas se retiraron de la sesión y obligaron a que en minutos se diera por terminada.

El diputado panista Marcos Aguilar Vega era el encargado de presidir la fallida sesión, pero no llegó. Dicen que andaba de viaje. Y el suplente, Villalobos, andaba haciendo maletas, ya sabrá usted por qué.

El caso es que los responsables de conducir la Comisión Permanente, dejaron a Raúl Cervantes como el cohetero.

Por cierto, dicen que en esta ocasión todos los grupos parlamentarios buscarán evitar las playas como sedes para sus reuniones de planeación del próximo periodo ordinario.

¿Por qué será?