Opinión

Los retos de Del Mazo

 
1
 

     

Alfredo del Mazo (Cuartoscuro)

Ante el mayor reto de su vida, Alfredo del Mazo requiere, de inicio, tomar una serie de decisiones que son relevantes para empezar a separarse de sus rivales, ya que de acuerdo con las encuestas, si hoy fueran las elecciones, la decisión estaría muy reñida ante un empate técnico entre el PRI y sus aliados, con el PAN y Morena.

La escasa credibilidad que tienen los políticos requiere acciones creativas e innovadoras para recobrar la confianza del electorado, y así como Peña Nieto llevó a la práctica su campaña de “Te lo firmo y te lo cumplo”, así Del Mazo tendrá que descubrir nuevas fórmulas de comunicación.

Algunos de sus asesores le recomendarán atacar al gobernador Eruviel Ávila para ganar credibilidad y votos, sin embargo, es una apuesta muy temeraria que habría que sopesar con cuidado, eso no obstante que en el priismo mexiquense hay mucho malestar contra el gobernador, pues en su equipo incrustó a muchos oportunistas de la política y esa acción desplazó a varios del tricolor con destacada carrera en el servicio público.

Es cierto, a cinco años de que el PRI llegó a la Presidencia de la República, hoy ese partido no pasa por su mejor momento y la militancia misma refiere que la dirigencia del PRI mexiquense se ha subordinado o sirve de compañía al actual gobierno, con su consecuente déficit de credibilidad y representatividad, por eso la campaña de Del Mazo debe ser innovadora, sí, pero también debe servir para dar un manotazo a los liderazgos locales para recuperar espacios perdidos; la alianza no sólo se debe hacer entre partidos, no, ésta tiene que empezar por la alianza con la gente, con sus necesidades, con sus aspiraciones.

Por lo pronto, con el registro del diputado federal con licencia, Alfredo del Mazo Maza, como precandidato único a la gubernatura mexiquense, las señales de unidad entre los principales liderazgos del tricolor han dado un respiro a las aspiraciones del Partido Revolucionario Institucional, en sus planes de seguir encabezando las preferencias políticas en el Estado de México, no obstante, lo difícil en ese objetivo está aún por llegar.

Los retos mayores se tendrán que resolver mucho antes del arranque del periodo de campaña, que inicia el 3 de abril, con una duración de 59 días, y éstos tienen que ver con la integración de su equipo de campaña, su War Room, el titular de prensa, el manejo de redes sociales y los operadores de campo. En fin, tendrá que resolver también cuestiones fundamentales como la gobernabilidad interna de su partido, aquél con el que buscará llegar al triunfo el próximo 4 de junio.

El joven Alfredo también tendrá que constatar la existencia de una militancia priista de carne y hueso; no dejarse engañar por líderes ficticios que lo único que buscan es la conservación de cotos de poder, pero en su mayoría gozan del desprestigio ante sus comunidades. En sí, para aspirar a ganar, los priistas tendrán que salirse del estado de confort que les da ser gobierno y hacer una campaña en tiempo real, o lo que es lo mismo, no caer en situaciones de exceso de confianza y trabajar hasta el último segundo del día de las votaciones.

Esos son parte de los retos de Alfredo del Mazo y estos se dan en un marco de la escasa credibilidad que tienen los políticos, y aunque su nombre es ampliamente conocido, la situación del PRI no es como para echar las campanas al vuelo, y eso lo saben en la dirigencia local y nacional, por lo que en conjunto están obligados a poner en práctica una serie de acciones creativas e innovadoras para recobrar la confianza del electorado, lo demás llegará solo.

También te puede interesar:
Hay de marchas a marchas
Se reducen los 'pluris'
Señales y atisbos hacia 2018