Opinión

Los republicanos que sí advirtieron

1
  

    

Trump se posiciona como favorito para la elección en NY. (AP)

El 14 de julio del 2015 se publicó esta Carta Abierta de los Hispanos Republicanos a Donald Trump. La advertencia en ese entonces no encontró el eco esperado... pero ellos lo dijeron.

Estamos muy a tiempo de recordar ese valiente llamado de atención y, sobre todo, de tomarlo muy en cuenta y actuar:

Sr. Trump:
Los abajo firmantes, somos orgullosos estadounidenses, inmigrantes o hijos de inmigrantes mexicanos. Nuestra historia, similar a la que millones de inmigrantes –de todas las razas, credos y naciones– que llegaron antes de nosotros, es una historia de fe, perseverancia, esfuerzo, ingenio, sacrificio, éxito y amor a América. No somos violadores. No somos criminales. El único problema que tenemos son sus comentarios sobre los inmigrantes mexicanos.

No nos engañemos; sí es posible una conversación real y honesta sobre cómo arreglar nuestro defectuoso sistema migratorio. Lo que no es honesto es la clase de retórica divisiva, denigrante y equivocada, que usted ha estado usando desde hace un mes. Sus comentarios no sólo demuestran su propia ignorancia sobre el tema, sino que no reconocen la vasta contribución que los inmigrantes hispanos aportan día y día.

Durante generaciones, los inmigrantes, incluyendo a muchos inmigrantes mexicanos, han respondido al deber de defender nuestra nación y nuestra forma de vida. Muchos derramaron su sangre, dieron su vida para proteger las libertades que disfrutamos todos los días, sí, incluyendo su derecho a decir las cosas escandalosas que usted hace. Durante tiempos de paz los hispanos trabajaron y fortalecieron la economía nacional.

Existen 52 millones de hispanos en los Estados Unidos, de los cuales más de 33 millones somos de origen mexicano y colectivamente tenemos un impresionante poder adquisitivo de $1.2 trillones de
dólares.

Así que, mientras nosotros confiamos en la comunidad que hemos construido, los valores que apreciamos y la contribución que hacemos, no nos cruzaremos de brazos mientras usted se apuesta con un discurso despectivo hacia los inmigrantes y nuestra comunidad.

Es una tragedia que mientras otros candidatos presidenciales republicanos apuntan a campañas serias, han tenido que invertir su tiempo repudiando su punto de vista lamentable. Hemos visto también cómo el Comité Nacional Republicano, clave de los republicanos en el Congreso y en todo el país se distancian de sus comentarios. Hicieron lo correcto dejando claro que no, usted no habla en nombre de la gran mayoría de los republicanos.

Sabemos que es muy reciente y conveniente el que haya decidido adoptar los puntos de vista conservadores y se haya afiliado al partido Republicano. Ha pasado la mayoría de su tiempo abogando por las políticas liberales y haciendo generosas donaciones a los demócratas –incluyendo nada menos que a Hillary Clinton– quien incluso fue a su más reciente boda. (Y mientras que la señora Clinton ha expresado su decepción por tus comentarios, no hay señales de que ella o la fundación de su familia tengan planes para regresar las donaciones).

Pertenecemos a la América y al partido de Ronald Reagan, un partido de optimismo y oportunidades. Creemos en el país como la ciudad brillante de la colina que es. Donde no importa de donde vengas, cuál es tu apellido o quiénes son tus padres. En la América donde el duro trabajo y la determinación te permite triunfar y lograr sus sueños.

Los republicanos merecen un abanderado que apele a nuestras mejores esperanzas, no nuestros peores temores. Necesitamos a un candidato presidencial que se centre en proponer soluciones reales a los problemas en lugar de tener al amarillismo y la demagogia como estrategia de campaña.

Por último, Estados Unidos necesita más que nunca un presidente que nos una con ambas –palabras y hechos– no que nos divida. Usted reprueba en las dos.
Por lo tanto, no sólo ha perdido nuestro respeto y nuestro poder adquisitivo, sino también nuestros votos. Nunca apoyaremos, ni a su candidatura ni a sus empresas. Sin el voto hispano no será el candidato republicano, y mucho menos el presidente de nuestra gran
nación.

Atentamente
Rubén Barrales, CEO GROWTH, California; Héctor Barreto, extitular de la SBA y Presidente de la Mesa Redonda de Negocios Hispanos, DC.; Jovita Carranza, CEO JCR Group y Exsubadministradora del SBA, Illinois; Joseph Galvan, Galvan & Associates LLC. y exdirector general de HUD Midwest Regional, Illinois; Abel Maldonado 47abo. teniente gobernador del Estado de California; Rosario Marín, exTesorera de Estados Unidos, CEO de Marin & Marin LLC, California; Jerry Natividad, Presidente y CEO American Facilities Services Corp. Colorado; Jose Niño, exPresidente /CEO del USHCC, Maryland; Mario Rodríguez, Presidente de Hispanic 100, California; Theresa Speake, exSecretaria Asistente de Departamento de Energía, Virginia; Massey Villarreal, exPresidente Nacional de la Asamblea Nacional Republicana Hispana, Texas.

Twitter: @JosefinaVM

También te puede interesar:
Impunidad, una realidad lacerante
Respuestas a Trump: discurso vs. acciones
Un grito desesperado