Opinión

Los que menos saben economía ¿economistas?

 
1
 

 

dinero peso billetes (Cuartoscuro/Archivo)

El 49% de los egresados de universidades que presentaron exámenes en el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (CENEVAL), reprobaron. Un sector con uno de los mayores porcentajes de reprobados fueron los egresados de las escuelas de economía: 62%, 6 de cada diez egresados de las escuelas de economía no saben economía.

Una de la causas es que en la mayoría de las facultades de economía en México no enseñan economía sino ideologías, principalmente la marxista, que durante el siglo pasado demostró que donde se aplicó, empobreció a la mayoría de los habitantes. El marxismo–leninismo, basado en la lucha de clases y la explotación del trabajador, considera las leyes económicas –oferta y demanda y la de los beneficios, entre otras- como explotadoras. La praxis del marxismo-leninismo culmina en un capitalismo monopólico de Estado, al que responsabilizan de la producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

Justifican el monopolio del poder económico y político de cualquier dictador o partido que se diga socialista. El resultado, gobernantes con el mismo o mayor poder sobre la población que los reyes absolutistas. Pero ante el estruendoso fracaso económico de las economías socialistas marxistas, la mayoría de los países que las practicaron el siglo XX, las abandonaron por antieconómicas: consumen más recursos de los que generan.

A pesar de que ya tiraron a la basura las teorías marxistas-leninistas en la ex URSS, Europa del Este, Vietnam y China, entre otros países, en México, en varias facultades de economía las siguen enseñando como materias básicas. No enseñan lo que llaman economía capitalista, la que confunden con los principios económicos de validez universal, que van más allá de los términos derecha, izquierda, capitalismo o socialismo (ver libro Políticas Económicas).

Si queremos mejores gobernantes, tenemos que formar verdaderos economistas que, además de tener principios y ser honestos, aprendan economía, no ideologías ni teorías antieconómicas obsoletas, basadas más en creencias políticas que en la ciencia económica.

También te puede interesar

Leyes populistas contraproducentes

Educación económica contra candidatos demagogos

Intolerancia y fanatismo religioso