Opinión

Los que dan y los que quitan

1
  

   

petróleo

Por si ayer no lo confundí lo suficiente, ahí voy otra vez. Le voy a mostrar las 20 actividades económicas que más han aportado al PIB en estos últimos 22 años, así como las 20 que han perdido, para que podamos tener una mejor idea de lo que está ocurriendo con nuestra economía.

Las 20 actividades que más valor agregado han añadido al país representaban 54 por ciento de la economía en 1993 y hoy llegan a 65 por ciento. Son, en orden decreciente de aportación: comercio, servicios inmobiliarios, otras telecomunicaciones, sistema financiero, edificación, transporte de carga, electricidad, fabricación de autos y camiones, educación, apoyo a los negocios, obras de ingeniería, autopartes, servicios profesionales, agricultura, transporte terrestre de pasajeros, alojamiento temporal, minería (excepto petróleo), fianzas y seguros, bebidas, y servicios relacionados con la minería.

Algunos de ellos aparecían ayer, así que no sólo son grandes, sino que crecen (comercio autos, autopartes, telecomunicaciones, inmobiliarios, etcétera). Otros no han crecido mucho, pero tienen un tamaño importante: educación, edificación, servicios profesionales, agricultura.

Del otro lado del espectro, hay 20 actividades que se contraen en estos 22 años. En orden creciente de pérdidas: otro equipo de transporte, otros productos de madera, pesca y caza, carrocerías, otros productos de cuero, hilos, maquinaria para industria metalmecánica, calzado, tabaco, estructuras metálicas, telas, servicios postales, maquinaria para industria manufacturera, edición de periódicos y libros, fertilizantes, metales no ferrosos, equipo de comunicación, prendas de vestir, preparación de alimentos, y extracción de petróleo y gas.

Como puede ver, nuestra mayor pérdida es el petróleo, porque la producción ha caído de forma importante. En los años noventa representaba 10 por ciento del PIB, y para 2003 todavía estaba en nueve puntos. De ahí para acá, prácticamente cae en línea recta hasta llegar a cinco puntos del PIB. Es decir que en 12 años ha aportado una caída de cuatro puntos, o si lo quiere ver al revés, cada año nos reduce en 0.3 por ciento el crecimiento de la economía.

Otro caso interesante es el turismo. Mientras que el alojamiento de personas casi se duplica en estos 22 años, pasando de 85 a 157 mil millones de pesos (de 2008), la preparación de alimentos cae, pasando de 167 a 146 mil millones. Es decir que hay más personas que van a los hoteles, pero menos a los restaurantes, por ponerlo gráficamente. La industria textil se ha reducido de forma significativa, como ayer veíamos, pero además, dado su tamaño, ha tenido un impacto relevante. Y si midiéramos en empleos, creo que sería todavía mayor.

Para terminar con este tema: tengo la impresión que lo que hemos visto en estos 22 años continuará por algunos más: las actividades que crecen, y las que se contraen, seguirán siendo las mismas. Tal vez haya algunos cambios, pero no serán tantos, a menos que haya acciones específicas para cambiar el rumbo. Por ejemplo, la reforma energética puede detener la caída de producción de petróleo, por el ingreso de nuevas empresas. La reforma financiera puede acelerar el crecimiento del sector (la volatilidad de los últimos dos años no permite saber aún si ya está teniendo impacto).

Espero que esta información, además de abrumarle, sirva para tener mejor idea de cómo funciona nuestra economía. Ya platicaremos con más detalle y menos cifras en otra ocasión.

El autor es profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Crecimiento, 22 años
Calma
Se va limpiando