Opinión

Los pactos con el narco

Los que acusaban a sus adversarios políticos de “hacer pactos con el narco”, salieron con su 'domingo siete'. Por aliarse con delincuentes cometieron crimen de lesa humanidad.

No es necesario tener la ayuda del Cisen para saber quién era José Luis Abarca: basta con revisar los periódicos de Guerrero. Ahí estaba todo desde el año antepasado.

Cuando el PRD-PT y Movimiento Ciudadano lo hicieron candidato a alcalde de Iguala ya eran conocidos sus nexos con el narcotráfico, a través de la familia de su esposa Ángeles, hermana de El Borrado y pariente de otra docena de ejecutados o presos por tráfico de cocaína y mariguana desde el Pacífico.

La información estuvo al alcance del PRD-PT y MC, y lo hicieron candidato, por razones de pesos: tenía dinero para solventar una campaña, y según informó en su momento la prensa local, financió la del propio Ángel Aguirre.

Cuando Abarca era candidato, en los medios locales (Iguala Libre blogspot, 18 de junio de 2012) se preguntaban cómo era posible que un comerciante que empezó vendiendo sombreros en el mercado de Iguala, pasó a joyero y luego a propietario de la Plaza Comercial Galería Tamarindos, tenía tanto dinero para sufragar los gastos de campaña de Aguirre Rivero y su propia campaña.

Y lo dijeron con todo valor: “todo eso proviene del dinero del narco, en específico del cártel de los Beltrán Leyva. Reflexionemos, ¿queremos matanzas en Iguala como en otras ciudades del estado donde hoy en día es imposible habitar, por tener un narco alcalde?”.

Agregaba Iguala Libre: “el candidato perredista quiere ganar la elección con dinero del narco, para hacer de Iguala una ciudad llena de droga, inseguridad y delincuencia, lo cual la haría inhabitable”.

¿De dónde viene la liga del alcalde prófugo con el narco? De su esposa. Aquí una muestra:

Hace un par de años fueron ejecutados Alberto o Antonio Pineda Villa, alias El Borrado, hermano de la esposa del alcalde, junto con su hermano Mario Pineda Villa, alias El MP.

Ambos hermanos –cuñados del alcalde de Iguala– eran los principales operadores del cártel de los Beltrán Leyva en Guerrero, dedicados a la siembra de mariguana y tráfico de cocaína por la costa del Pacífico.

Pero las ligas eran –son– mucho mayores. Así lo explica, el 22 de agosto de 2013, Vlad Plancarte en Denuncia Ciudadana:
“El 6 de mayo pasado, la Policía Federal detuvo en Cuernavaca a 14 integrantes de la familia Pineda, en un operativo donde también se llevaron detenida a Leonor Villa de Pineda, de 59 años, y a Salomón Pineda, de 70, padres de la flamante primera dama de Iguala”.

Los padres y demás parientes de la esposa del alcalde de Iguala fueron acusados y arraigados por delincuencia organizada, delitos contra la salud y portación de armas de uso exclusivo del Ejército.

Los padres de la esposa del alcalde salieron libres, pero nueve de sus parientes detenidos quedaron formalmente presos en penales de máxima seguridad.

En síntesis, dos de los cuñados del alcalde murieron ejecutados por el narco, la federación detuvo a más de media docena de parientes de la primera dama. Y el gobierno de Guerrero, ¿qué hizo? PRD-PT y MC, ¿qué hicieron?

Por compromisos, negligencia o desidia, le permitieron a Abarca y a su familia hacer y deshacer.

Por ser tolerantes en sus compadrazgos con el narco, hoy están metidos en un crimen de lesa humanidad. Y el país paga las consecuencias.

Twitter: @PabloHiriart