Opinión

"Los nuevos monumentos parecen hacernos olvidar el futuro": Robert Smithson


1


Smithson

Para celebrar este año nuevo que comienza me gustaría hablar sobre una de las figuras más influyentes en el arte contemporáneo internacional y con una presencia teórica consistente en la escena mexicana: Robert Smithson.

Con una carrera relativamente corta, murió a los 35 años, en 1973. Smithson se enfocó en la construcción de esculturas e instalaciones para sitios específicos que respondían a las cuestiones sobre la concepción de la obra de arte fuera de la galería y de la percepción del espectador hacia ésta.

Como escritor, Smithson propuso la aplicación de los conceptos de sitio (un espacio fuera de la galería) y no-sitio (un cuerpo de objetos y documentos dentro de la galería), los cuales fueron de suma relevancia para el desarrollo teórico alrededor del land art durante la década de los 60. Como parte del arte conceptual, dicho movimiento utiliza elementos de la naturaleza como rocas, plantas, tierra, agua o fuego para generar esculturas generalmente situadas de manera directa en un lugar específico del paisaje. La forma de exhibición se daba a través de la documentación, mapas y fotografías, que el artista exhibía dentro de la galería. Más adelante, otros artistas construirían instalaciones a base de materiales del paisaje llevados dentro del espacio de exposición.

Una gran parte de la producción de Smithson se basó en su interés en el concepto de la entropía. Como la segunda ley de la termodinámica, dicho término predice el agotamiento y colapso de cualquier sistema de energía. En su ensayo Entropy and New Monuments (La entropía y nuevos monumentos, 1969), Smithson aplicaba el término en el aspecto cultural, creando relaciones entre las canteras y los centros comerciales a los cuales definía como nuevos monumentos, sujetos a volverse escombros y perecer como sistemas de consumo.

Las ideas sobre los monumentos y sus ruinas también han sido decisivas en la concepción del arte dentro del paisaje y la evolución de la escultura pública. Spiral Jetty (1970), que se traduce como “muelle espiral”, es quizá la obra más representativa del movimiento land art. Durante seis días, Smithson construyó una escultura de casi 460 metros en forma de espiral en la orilla noroeste del Gran Lago Salado en Utah, Estados Unidos. La sección del lago en la que fue construida la obra fue previamente dañada durante la construcción del Ferrocarril del Pacífico Sur en 1959. Una bacteria presente en el agua le da un tono violeta, lo cual atrajo a Smithson, quien creía que se parecía a un paisaje de ciencia ficción en ruinas. El mensaje ambientalista fue reafirmado cuando el artista comenzó a insertar materiales como basalto y tierra de la zona sobre la región afectada. Durante las últimas tres décadas del siglo XX, la obra estuvo completamente sumergida bajo el agua, mostrada sólo por la serie de fotografías y el video que Smithson produjo tras su construcción. En la última década, sin embargo, el Spiral Jetty comenzó a resurgir tras la reducción de los niveles del agua en el lago con una estética diferente a la original. El contraste de la roca con el agua de color se ha reemplazado por una gran cantidad de sales que dejan expuesta la espiral de Smithson, misma que adquirió una importancia significativa al evidenciar el paso del tiempo por medio de la erosión y, más recientemente, la transformación del entorno natural.


También te puede interesar:
El nuevo giro del Turner Prize
El verdadero artista ayuda al mundo al revelar verdades místicas
La semana del arte de Miami