Opinión

Los motivos del optimismo

 
1
 

 

Empresarios. (Especial)

El ánimo de los empresarios mexicanos está cambiando. El componente del índice de confianza empresarial que mensualmente elabora el Inegi entre el sector manufacturero, y que mide la expectativa de la situación económica del país en los siguientes 12 meses, lleva un semestre de crecimiento continuo.

En una etapa previa, desde mayo de 2016 hasta enero de este año, había descendido mes tras mes.

Pero quizá lo más importante es que en los últimos dos meses los optimistas ya estuvieron arriba de los pesimistas.

La última ocasión que se presentó esta circunstancia fue en agosto del año pasado.

Analicemos algunas interrogantes que derivan de esta medición del Inegi.

1.- ¿Qué factores son los que han propiciado un mayor optimismo de los empresarios?

Desde luego que el cambio más relevante es el que tiene que ver con la renegociación del TLCAN, que hoy se ve menos amenazante de lo que se veía en el pasado. Pero también está la perspectiva de que las tasas de interés suban de manera más suave de lo que se suponía al principio del año. Tampoco se percibe ya como una amenaza mayor la reforma fiscal en Estados Unidos ni tampoco el riesgo de una baja en la calificación de la deuda mexicana.

2.- ¿Cuál es el nivel real de optimismo que existe?

No es que estemos de fiesta. En la medición del Inegi respecto a cómo se ve al país en los siguientes doce meses, regresamos al nivel que se alcanzó en julio del año pasado, cuando aún no parecía viable un triunfo de Trump, pero estamos 14.8 por ciento por abajo del nivel máximo que este indicador alcanzó en el sexenio, en abril de 2013.

3.- ¿Son sólidos los motivos del optimismo?

El olvidado economista inglés John Maynard Keynes señaló desde el siglo pasado que las decisiones de inversión dependían en mucho de los ‘espíritus animales’ de los empresarios. Es decir, en muchas ocasiones hay sentimientos que determinan que se vean viables determinados proyectos de inversión, mucho más que cálculos precisos. Es demasiado pedir que esos 'espíritus animales' tengan bases sólidas, porque los estados de ánimo pueden tener cambios inesperados, pero las cosas se ven mejor.

4.- ¿Qué puede amenazar la confianza de los empresarios?

La opinión de los empresarios no es la misma que la de los especialistas en economía, pero se puede ver influida por ella. Y los expertos, en la encuesta que publicó el Banxico esta semana, señalan que los dos factores más preocupantes son la inseguridad y la inestabilidad política. Esos son los dos factores que podrían hacer cambiar la percepción y deteriorar el camino al optimismo que se ha gestado en los últimos meses.

Hay razones objetivas para pensar que inevitablemente tendremos una etapa en la que la incertidumbre derivada de ambas variables va a acentuarse.

Las dos tienen que ver con los procesos electorales que se acercan.

En la medida que se vea viable un triunfo de López Obrador, crecerá la preocupación de los inversionistas.

Pero, también, al acercarse tanto el cambio del gobierno federal como los de estados y municipios, los naturales reacomodos de los grupos del crimen organizado pueden propiciar mayor violencia e inseguridad.

Las cosas van mejor, pero no nos sorprendamos, es casi inevitable que se compliquen.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Ya tiene Peña a su candidato?
La economía: Buena gestión y algo de suerte
¿Repetirá AMLO la historia?