Opinión

Los maestros y las boletas electorales

   
1
  

   

Rubén Núñez líder, de la Sección 22 en la Sebob. (Mariana León)

A la hora en que la comisión de la CNTE, representada por Juan José Ortega Madrigal y Rubén Núñez Jiménez iba a negociar con Luis Miranda, subsecretario de Gobernación, profesores sometieron a militares que custodiaban las oficinas del INE en Oaxaca, los pusieron en fila india y los expulsaron para llevarse boletas electorales.

En otro punto del estado, también con pasamontañas, los disidentes sorprendieron a personal de oficinas distritales y rociaron con diésel archiveros y papelería. Por eso a la hora en que Ortega y Núñez estaban en Covián, supuestamente en busca de una salida a la amenaza de boicot electoral, Córdova, presidente del INE, anunciaba la presentación de una denuncia por la desaparición de 13 mil boletas en Oaxaca.

Los dos representantes salieron de las oficinas de Miranda cerca de las 16 horas. Ortega, de Michoacán, se retiró el sombrero de palma que lleva puesto con actitud de quien da un pésame, pero su compañero, de la CNTE de Oaxaca, le ganó el micrófono.

–Una vez más queda demostrada la negativa del gobierno ante la exigencia del cumplimiento de nuestras demandas– expuso ante unos tres mil profesores que bloqueaban Reforma.

Exigen abolición de la reforma educativa, aparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, plazas automáticas para normalistas y aumento salarial al 100 por ciento.

–¿No revientan ustedes el diálogo con lo ocurrido en Oaxaca?– pregunté a Núñez Jiménez.

–No lo consideramos porque nosotros tomamos una decisión allá y acá es… vamos a ver qué pasa– dijo con cierto arrepentimiento, pero parecía que iba a soltar que acá era otra cosa.

–¿Adónde se llevaron las 13 mil boletas? ¿Qué harán? ¿Embarazo de urnas?– insistí al maestro que representa al gremio que tiene sin clases a un millón.

Pero contestó de manera general. –Vamos a ver qué ocurre el miércoles– expresó quien antes había dicho en el micrófono que habrá consultas con la base sobre la postura de Gobernación para volver con Miranda mañana.

EL MAESTRO DEL DF. La capacidad de convocatoria mostrada el domingo por el PRD en el Zócalo fue el tiro de gracia político para Bejarano.

–¿Cuál fue el punto de quiebre del profesor?– pregunté a José Luis Muñoz Soria, candidato del PRD a la Delegación Cuauhtémoc, quien se adelantó a lo que vendría y decidió aventarse del barco bejaranista poco antes de que otros notaran el pique.

–Su soberbia. No considerar a los cuadros– contestó sin miramientos. Muñoz conoció como pocos a Bejarano. Cree que esta vez no podrá reposicionarse de la abatida, a pesar de que ocho años después de los videoescándalos volvió y ganó 36 diputaciones, 12 senadurías, 16 asambleístas y casi todas las delegaciones.

A todo esto Muñoz Soria, quien se alió a Héctor Serrano, secretario de Gobierno del DF, dice que las verdaderas encuestas serán las de este domingo.

10 SEGUNDOS… Una amplia sonrisa delataba lo bien que le ha ido, precisamente a Serrano: primero le salió como quiso el Consejo del partido, ahora su capacidad discreta de movilización, vamos a ver cómo le va el 7 de junio.

Twitter: @alexsanchezmx

También te puede interesar:
El tercer competidor por el PAN
El candidato 'Temo'
Prueba postelectoral