Opinión

“Los huevones de siempre”

    
1
   

   

ALDF

Ayer que leí una noticia en una junta con mi equipo de trabajo a nadie le sorprendió. La nota era la siguiente: “Según un reporte del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México es la más cara del país y una de las más improductivas”. El jefe de información siguió de largo, la redactora ni siquiera se esforzó en anotarlo, y el editor de video externó: “los huevones de siempre”.

Habrá que decir que el editor es el menos politizado de la junta, su afición por Metallica y la NFL ocupa toda su atención; sin embargo, fue el más atinado al editorializar la nota. Nadie le debatió nada, la Asamblea ha logrado la normalización de los huevones. A continuación 15 puntos que sostienen esta tesis:

1) La ALDF es el segundo órgano legislativo local más grande en el país con 66 diputados, sólo detrás del Estado de México que tiene 75 diputados.

2) De acuerdo con el Imco, la manutención de los diputados de la CDMX no sólo es la más alta en el país, sino que es el Legislativo local más caro en 97 países, incluidos algunos con mejor desarrollo como Japón, Alemania, Bélgica o Francia.

3) Sólo este año, los diputados cuentan con un presupuesto de mil 903 millones de pesos, que es 4.5 veces más que los congresos del resto del país.

4) Cada diputado cuesta por año, en promedio, 28 millones 834 mil pesos, lo que es casi el doble del costo de un diputado federal que según el propio Imco implica un costo de 15.3 millones.

5) En 2016 su presupuesto fue de mil 820 millones y aun así los asambleístas gastaron 10 por ciento más de lo que se habían aprobado, sin que nadie lo sancionara. De esto el 72 por ciento se destinó a servicios personales.

6) El Imco reveló que cada diputado tiene a su servicio hasta 28 personas, entre asesores y asistentes, mientras que en otros estados el promedio es de tres personas.

7) Según notas del diario Reforma, sólo hasta abril, fecha en que concluyó el cuarto periodo ordinario, los diputados habían acumulado 693 faltas.

8) El reloj legislativo que lleva este medio ha mostrado que, en promedio, cada sesión comienza con 59 minutos de retraso y sin una tercera parte de los legisladores.

9) Las faltas, que de acuerdo con su reglamento deberían ser sancionadas con descuentos, no son justificadas y no se aplican las sanciones.

10) En las últimas cuatro legislaturas, hasta mayo de este año, la ALDF acumuló dos mil 128 faltas, de las que sólo una ha sido sancionada; una diputada de Morena.

11) Si se hubieran descontado a los legisladores sus faltas sin justificar, la Tesorería de la CDMX habría recaudado 4.6 millones de pesos.

12) En esta Legislatura, la última de la ALDF antes de convertirse en el Congreso de la CDMX derivado de la reforma política, se han tenido que suspender una de cada cuatro sesiones por falta de quorum.

13) Esta Legislatura, la que tiene como responsabilidad generar las cinco primeras leyes derivadas de la Constitución de la Ciudad, sólo ha aprobado leyes que han convertido los programas sociales del jefe de Gobierno en ley, como el programa Médico en Tu Casa o Cunas CDMX. Lo que sólo ha abonado a que Miguel Ángel Mancera pueda viajar por el país y el mundo, promoviendo estos programas/leyes, lo que le ayuda a promocionarse con miras a sus aspiraciones presidenciales de 2018.

14) Otras leyes aprobadas han tenido que ser parchadas, como la Ley de Vivienda, que tuvo que corregirse a los pocos días, debido a la polémica por un presunto impuesto extra que iba en forma de plusvalía para las construcciones. O la reciente Ley Electoral, la primera derivada de la Constitución, que fue impugnada por contradecir la Carta Magna local y que polemizó por cerrar la puerta a la ciudadanía a cargos como los concejales.

15) Además, institutos internacionales la han calificado como uno de los parlamentos más opacos, con poca información sobre lo que discute su Comisión de Gobierno, que es la que toma las decisiones más importantes del Parlamento local.

Así los legisladores de la capital del país, caros, improductivos, y entre los que seguro veremos a los próximos candidatos para puestos en 2018. Conclusión sin discusión: “los huevones de siempre”.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:
A repartir el pastel
La hora trágica
La tardía renuncia