Opinión

Los efectos regulatorios en la banca

 
1
 

 

Inauguración Torre Bancomer (Cuartoscuro)

Por Pablo Castillón, Socio Líder de Asesoría en el Sector Financiero de KPMG en México.

A ocho años de la crisis financiera internacional, el sistema bancario global opera inmerso en un restrictivo marco regulatorio, un interminable tsunami normativo ocasionado por la “gran recesión” de 2007. Estas condiciones de operación restringen contundentemente a los bancos, sin que existan condiciones para que este marco se rompa en el futuro próximo. Si hay quienes acusaban que el sistema estaba subregulado, ahora consideran totalmente lo contrario: que se vive una sobrerregulación.

En los Estados Unidos, la norma conocida como Ley Dodd-Frank trajo los cambios regulatorios más importantes para la industria financiera desde la Gran Depresión de los años treinta. Por otro lado, la Regla Volcker limita a las inversiones especulativas y los requerimientos de reporte que exige el cumplimiento de la Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas en el Extranjero (FATCA, por sus siglas en inglés) son generalmente considerados como severos. En Europa están los requerimientos de capital de Basilea, cada vez más rigurosos, y disposiciones normativas como Mifid II, Emir y Mifir, que representan fuertes restricciones y requerimientos para las instituciones financieras, en nombre de la protección al consumidor. Todo esto se traduce en normas que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), junto con otras instituciones regulatorias como el Banco de México (Banxico) y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), aplica al sistema mexicano, que es parte integral del sistema internacional.

Adicionalmente, siguen surgiendo requerimientos: en el Reino Unido, por ejemplo, están por implementarse medidas punitivas adicionales para la gerencia media de instituciones financieras en las que terceros bajo su supervisión cometan algún acto indebido, aun cuando el individuo no esté directamente involucrado.

Cumplir los requerimientos representa una redirección importante de recursos para los bancos. Por un lado, genera una importante salida de talento de dichas instituciones hacia otros destinos del sector menos regulados, como los fondos de inversión. Este éxodo implica pérdida de conocimiento y experiencia, lo cual merma la habilidad de los bancos para mantenerse operativamente sólidos y un paso adelante en lo relativo a innovación. Por supuesto, existe un importante reenfoque del presupuesto de las áreas, particularmente para la de Tecnología, que debe hacer modificaciones continuas para mantenerse al día de las últimas disposiciones regulatorias, en vez de poder canalizar sus esfuerzos al desarrollo de nuevas fuentes de ingresos o del mejoramiento de niveles de servicio al cliente.

A este panorama regulatorio, hay que sumar los retos en temas adicionales aparentemente desconectados, como el bajo grado de confianza de los clientes, o la entrada de competidores nuevos y ágiles en el mercado de consumo, especialmente en medios de pago, temas que están estrechamente ligados, ya que gran parte de los clientes del sector financiero, entusiasmados por las posibilidades que ofrece una vida digital con crecientes posibilidades, consideran que sus bancos no responden de manera oportuna y creativa a la creciente demanda de productos y servicios intuitivos, atractivos, disponibles en todo momento. Es precisamente ese apetito por formas nuevas y más gratificantes lo que incentiva la entrada de pequeños competidores.

Un examen cercano de la situación evidencia que una razón primordial por la que los bancos no pueden responder con la agilidad esperada es la creciente carga que representa el cumplimiento normativo observado por los reguladores locales e internacionales. El impacto es una banca más conservadora desde el punto de vista de innovación financiera, inmersa en un ecosistema exigente, alimentado por participantes que buscan resolver requerimientos y tener nuevas experiencias.

También te puede interesar:

Cadena de suministro: gran factor de crecimiento

Volatilidad cambiaria y sus efectos erosivos sobre las empresas

El desafío de retener a distintas generaciones