Opinión

Los dichos de Michael Dell que José Oriol no quisiera escuchar

 
1
 

 

José Oriol. (Cuartoscuro)

Qué mal debieron caer en la Bolsa Mexicana de Valores las declaraciones que hizo ayer Michaell Dell a Bloomberg TV en el sentido de que no extraña absolutamente nada de la época en la que su compañía cotizaba públicamente en el mercado de capitales. De hecho, apuntó Dell, su condición de empresa privada le ha sentado muy bien: en dos encuestas clave, una con clientes y otra con empleados, los resultados obtenidos están ahora mejor que nunca.

La ventaja de no poner a la empresa en el mercado es clara, dijo Dell: es más sencillo alinear las prioridades de los accionistas y directivos con las inversiones en innovación y en investigación y desarrollo (I+D); y no existen accionistas externos que quieran decirle a la compañía qué es lo que debe hacer.

Las declaraciones de Dell quedarán para la posteridad en un mundo globalizado. Cualquier empresa del planeta que esté siendo sujeta de una campaña de convencimiento para emitir acciones en el mercado puede citar a Dell y defenderse de las hordas de bancos de inversión, firmas de auditoría globales, empresas de consultoría estratégica y de las propias bolsas (como la BMV). Dell dio argumentos sólidos para resistirse. Su empresa ya pasó por ahí…

Estas no son las declaraciones que se requieren en un país como el nuestro, donde las empresas familiares son poco institucionales y las que han logrado institucionalizarse se la piensan mucho para cotizar.

Pero son reales. Dell está fuerte. La compra apalancada que anunció del gigante EMC por 63 mil millones de dólares, si bien la deja en una posición de altísima deuda (y pobremente calificada), refrenda la idea de que su estrategia es consistente y en eso sigue creyendo un grupo importante de acreedores.

Las ofertas públicas iniciales en México están algo secas en los últimos meses. Sólo Nemak logró hacerse pública durante el trimestre pasado.

La volatilidad no ha ayudado a esta situación. Eso sin embargo no ha detenido a José Oriol, el director de la BMV, para continuar la evangelización al respecto. Ahora se supo que inició una gira por el Edomex, Guanajuato y Veracruz a fin de convencer empresarios a que coloquen deuda. Ojalá le vaya bien.

El gobierno hizo una jugada de lujo al habilitar este mes en tiempo récord la famosa Fibra E, que será un nuevo instrumento disponible para empresarios que quieran invertir en el sector energético. Firmas como Alfa o IEnova lo usarán pronto. Pero parece que esto no será suficiente para darle total profundidad al mercado mexicano, que seguirá luchando como siempre por lograr que el instrumento icónico, las acciones de las empresas, coticen numerosamente ahí. Nada fácil, sobre todo luego del eco que tendrán las palabras de Michael Dell.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
La pata que le falta al SAT
Waze me llevó por unas pinches callecitas
Novartis invertirá 50 millones de dólares y promete curar leucemia