Opinión

Los consejos de Pablo Azcárraga para duplicar los turistas

 
1
 

 

Pablo Azcárraga. (http://www.cnet.org.mx/mensajes)

Este lunes, un grupo de periodistas desayunamos con Pablo Azcárraga, quien en su calidad de presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico habló de cómo le fue a México en 2015, en el aspecto turístico, y de cómo visualiza la situación del país en esta materia.

Habló de los buenos números que se obtendrán en el presente año, y no únicamente en cuanto a visitantes, sino también en cuanto a captación de divisas.

Seguimos pasando por un muy buen momento, dijo sin lugar a dudas Azcárraga y, aunque en parte lo achacó a la mejora en la economía de Estados Unidos –nuestro principal proveedor de turistas–, también afirmó que en México se han venido haciendo cosas bien que antes se hacían mal.

Pablo Azcárraga no tiene duda de que aunque las cosas han salido bien en los últimos años, el potencial que tenemos aún es muy alto, y si bien México va a registrar 32 millones de turistas en este año –que parecen muchos–, él cree que podemos aspirar a tener los 57 millones de China o los 67 millones de España. ¿Por qué no va a ser posible?

No obstante, hizo énfasis en que para lograr esto México tiene que atacar tres puntos básicos: mejorar la manera de comercializar el país; trabajar en el elemento diferenciador y en la diversificación de productos.

“Hemos ido madurando un poco nuestra disciplina de cómo comercializar mejor; nos falta todavía, pero el hecho de que ya tengamos campañas publicitarias consistentes, con mayor continuidad, dirigidas a sus diferentes nichos de mercado, el poderle dar una presencia mayor a los destinos turísticos y muchas de las cosas que se empezaron a cambiar hace unos años, claramente fueron buenas decisiones que han estado generando ese interés adicional por México, a pesar de que no hemos superado todavía, como nos gustaría, la parte de la percepción de inseguridad que existe en algunos lugares del país.

“Veo que seguimos teniendo muchas oportunidades, que estamos en el principio, yo creo que México tiene un potencial turístico que nos debería de llevar a un mucho mayor número de visitantes internacionales de los que tenemos y a un crecimiento del mercado nacional también muy por encima de lo que se ha venido dando”, explicó.

Y sostuvo que si México encuentra un mecanismo más inteligente de cómo comercializar mejor sus experiencias, su valor agregado, sus ventajas competitivas, para salirse de la comercialización con base en el precio, como lo hacen algunos destinos, eso va a traer un crecimiento verdaderamente importante.

Entonces sostuvo que es muy bueno que tengamos grandes playas –principal arma de venta del país–, pero advirtió que eso es sólo parte del pastel y no debemos perder de vista que hay otras rebanadas que México ha dejado a un lado quizá por estar demasiado entretenidos en la rebanada de sol y playa.

“Creo que ya es momento de comenzar a buscar esquemas más eficientes de cómo generar otros tipos de turismo de una manera más profesional. México es tan rico y tan basto que tenemos tantos motivos de viaje y tantas experiencias tan diferentes en diferentes regiones del país, que si empezamos a cambiar el mensaje de que México, pues no es México. México es muchas regiones en México. Y cada región tiene una experiencia diferente”.

Entonces fue que directamente señaló al Turismo Cultural como el segmento de mayor futuro, al cual hay que impulsar. “México tiene mucho que ofrecer. Simplemente tenemos que encontrar mecanismos de cómo hacer atractivo el que la cultura valga la pena venir a visitarla”, comentó.

Ahí habló de que se le debe dar una verdadera personalidad a las regiones o pueblos turísticos, que cada uno tenga un especialización en algo y pudiera la gente desplazarse a ese pueblo por ese algo en particular, “digo: el pueblo de los sombreros, el pueblo de los huaraches, el pueblo del mole…”, en vez de que los pueblos sean un poquito de todo, todos lo mismo.

De hecho, esto que plantea Azcárraga existe en Oaxaca, donde están el pueblo del barro negro, el del barro rojo, el de los alebrijes, etc., y el que cada destino de México tenga un elemento que lo distinga, para que no en todos el turista encuentra tequila y mariachi, es una vieja demanda del sector que, hasta el momento, pocos han logrado o, por lo menos, lo han intentado.

Esperemos a ver qué tanto caso le hacen al líder los empresarios turísticos.

Correo:garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:

Sin agua no hay turismo

¿La industria turística usa o abusa del agua?

Amenazan los taxistas con cazar úberes y cabifyes