Opinión

Los circos y los animales en la Asamblea

Nadie se escapa del yugo de los políticos. Ahora, creativamente, los legisladores de la Asamblea en el Distrito Federal se aprestan a prohibir los espectáculos circenses en los que se utilicen animales. Suena popular, bonito (todos tenemos en la mente la imagen del típico domador de grandes felinos azotando un látigo contra el suelo pa’ espantarlo).

Pero la Pregunta del Día de El Financiero-Bloomberg del viernes arrojó un ejercicio muy aleccionador sobre la división que hay en la sociedad respecto del tema. Mientras una cantidad importante de gente responde que está simplemente “en contra” de la utilización de los animales en los circos; otras personas están a favor. Lourdes Saavedra opinó que está a favor porque “los circos cuidan y quieren mejor a sus animales”. A su vez, Miriam Castro dijo que “la tradición del circo es incuestionable, pero el maltrato a los animales es injustificable”. Jonathan Somarriba está a favor “siempre que tengan excelente salud y que se ocupen de no estresarlos”.

El tuitero @yopagoimpuestos fue contundente, sugiriendo: “Que usen mejor a diputados, senadores y policías”.

Los cirqueros dicen que la tradición del circo debe preservarse porque “es patrimonio cultural”, y que la Semarnat y la Sagarpa los regulan. Abogan por los cientos de empleos que podrían verse afectados. Señalan que los animales que están en los circos son tratados de manera adecuada, son bien alimentados y cuidados por veterinarios especializados. La mayoría de estos animales nacieron o han estado toda su vida en cautiverio. ¿Qué pasaría con ellos si fueran devueltos a la vida salvaje? Seguramente muchos de ellos perecerían.

Pero el argumento más contundente de los cirqueros es que resulta inadmisible que se legisle contra un solo tipo de negocio dentro de una industria. Apuntan que existen otros espectáculos donde los animales juegan un papel fundamental en el entretenimiento, como las peleas de gallos o las carreras de caballos. ¿Por qué legislar únicamente contra los circos?, se preguntan.

No ha existido diálogo entre los asambleístas del Distrito Federal y las empresas circenses
. Los dueños de los circos están desesperados. Federico Serrano, de Circo Atayde Hnos., y José Guillermo Vázquez, del Circo Hermanos Vázquez, propugnan por el diálogo y porque se evite este acto “aberrante”. “Es muy grave”, enfatizan. Entretanto, el Partido Verde Ecologista de México podría pararse el cuello en cuestión de días. Medallas.

Hay dos agravantes: el tema es federal, y la Asamblea no puede intervenir en el caso. No está facultada. Además, hay más de 2 mil 200 animales en circos para los cuales las leyes que estarían por aprobarse no prevén un destino. Morirían.
Hay que regular, no prohibir.

Twitter: @SOYCarlosMota