Opinión

Los Cabos, días difíciles

 
 
 

 

Playa del Carmen.  El 60% de los habitantes no son nativos.

Qué duro es ver el video que circula en internet sobre la balacera que se registró esta semana en la playa pública Palmilla, en San José del Cabo, en la que fueron ejecutados tres hombres y dos personas más resultaron heridas. La filmación está tomada de lejos —desde una casa o un hotel— y no se percibe mayor detalle, pero lo que sí se escucha con mucha claridad es el tableteo de metralleta y eso impresiona, sobre todo porque se trata de un lugar de descanso y no de una locación bélica.

Hablé al respecto con Rodrigo Esponda, director general del Fideicomiso de Turismo de Los Cabos, responsable de la promoción, la imagen y encargado en los momentos de crisis –—como éste—, quien se enteró de los hechos porque de inmediato le llamó Antonio Bugardín, gerente del One & Only Palmilla, considerado en varias ocasiones como el mejor hotel de la plaza y de todo México, para reportarle lo sucedido.

Esponda señala que si bien este incidente es totalmente desafortunado para Los Cabos y para el país, porque se vive un momento delicado en el contexto de nuestra relación con Estados Unidos —principal emisor de turistas a este destino de Baja California Sur—, es preciso poner en contexto los hechos: las víctima de esta balacera no eran turistas, sino gente relacionada con el crimen organizado, por lo que todo hace suponer que se trató de un ajuste cuentas. “Quienes dispararon sabían perfectamente por quiénes iban y a quiénes buscaban”. Y reitera: “Es muy importante dejar en claro que ningún turistas resultó afectado”.

Pero no se puede negar que una situación de esta naturaleza asusta a cualquiera. Ese día, entre mexicanos y extranjeros había 80 mil vacacionistas en Los Cabos, y Esponda asegura no tener reporte de cancelaciones como reacción inmediata de temor, porque aún es muy pronto para tener registro de ello.

Sin embargo, si existe algún daño a la industria turística se verá en el futuro, porque es posible que, frente a esta noticia, si alguien estaba pensando en hacer alguna reservación podría no llegar a concretarla. “Esa puede ser la afectación más alta”.

Y eso no es todo. El valor de lo invertido en Los Cabos en cuanto a infraestructura turística ronda cuatro mil 112 millones de dólares, y en este momento están corriendo inversiones por mil 125 millones de dólares más.

Ese es el valor del principal destino de turismo premium del país y uno de los más reconocidos del mundo, por lo que los gobiernos estatal y federal deben hacer todo lo posible para ponerlo a salvo de esta clase de hechos violentos que pueden mermar de manera drástica su afluencia de visitantes y la derrama económica que dejan en este corredor de 33 kilómetros que va de San José del Cabo a Cabo San Lucas.

Aquí se encuentran muchas de las principales compañías hoteleras a nivel global y otras siguen llegando. Recientemente abrieron sus puertas hoteles como Grand Velas, Pacífica, Grupo Hotelero Santa Fe y Meliá Paradisus, entre otros; además de que se encuentran en construcción marcas como Le Blanc, Solaz, The Ritz Carlton, Hard Rock Hotel y Four Seasons. En total, el destino cuenta con un inventario hotelero de 16 mil 450 habitaciones y cuatro mil 500 se están edificando, por lo que pronto llegará a 21 mil.

Justo hace un mes hablábamos en este espacio de cómo México vive un momento de bonanza turística, la cual puede verse frenada por el tema de la inseguridad que cada vez afecta más de manera recurrente a los principales destinos, incluido Cancún, Riviera Maya y ahora ya tocó a Los Cabos.

El secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, ha venido trabajando junto con los empresarios en el diseño de un modelo de seguridad que blinde de hechos de violencia a estos centros de diversión y, precisamente, entre sus primeros objetivos seleccionados para implementarlo se encuentran estos tres.

Al parecer ya lo tienen listo, o casi. Y aunque la seguridad no es un tema que ataña directamente a su competencia ni dependa de él, deberá darse prisa en conseguir que las dependencias que sí tienen injerencia directa en el asunto le den luz verde a su propuesta y la comiencen a operar cuanto antes.

Hoy el turismo es uno de los pilares sobre los que descansan las finanzas del país y no se puede poner en riesgo. Es mucho lo que hay en juego. 

Correo: garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:
Enrique de la Madrid, el precandidato
Turismo médico en México, ¿ahora sí?
El socavón de Pandora