Opinión

Los beneficios de la portabilidad hipotecaria, una realidad


1
 

 

[Al adquirir una hipoteca, lo más recomendable es que la deuda se maneje en pesos, señala la Condusef. / Archivo] 

En los últimos años hemos observado un incremento en la portabilidad de los créditos hipotecarios. Este fenómeno es resultado de la reforma financiera, la cual motivó una fuerte competencia entre los bancos que participan en el sector. Como consecuencia de lo anterior, actualmente podemos ser testigos de miles de historias que muestran cómo las familias mejoraron las condiciones de sus créditos hipotecarios, y experimentaron un impacto positivo en su economía familiar y bienestar.

Hoy me gustaría platicarles la historia de Claudia, quien contrató su crédito hipotecario hace cinco años. Los gastos fijos de Claudia se incrementaron con la entrada de su hijo al colegio; además deseaba hacer algunas mejoras a su casa.

A continuación se presentan algunas recomendaciones que ayudaron a Claudia a comprender los beneficios de la portabilidad:

1. Conoce las condiciones actuales de tu crédito: Claudia no conocía con exactitud las condiciones de su crédito y se le recomendó revisar su contrato y estado de cuenta para tener toda la información.

Es importante que tu crédito se encuentre al corriente, ya que los buenos pagadores son susceptibles a transferir y mejorar las condiciones en sus créditos. La mayoría de los bancos consideran el pago puntual como un factor fundamental para la autorización del nuevo crédito.

2. Revisa cuánto pagas en tu crédito: Actualmente las tasas de interés se encuentran en los mínimos históricos, en un rango de entre 8.5 y 10 por ciento, pero también es importante revisar las comisiones y los costos de los seguros.

Solicita a tu banco que te proporcione una tabla de amortización que incluye el saldo actual de tu crédito, el plazo restante y el Costo Anual Total, que resume en una tasa anual el costo de tu crédito (intereses, comisiones, seguros, etcétera).

3. Compara tu crédito actual contra las nuevas condiciones: Para mayor facilidad puedes elaborar una tabla como la siguiente:

Consideremos el caso de Claudia: su crédito tiene un saldo actual de un millón de pesos y un plazo remanente de 15 años.

(1) La diferencia en el pago mensual total nos mide la liquidez adicional. El beneficio para Claudia es de 13 por ciento y se ha observado que los beneficios oscilan entre 10 a 20 por ciento.

(2) La diferencia en el pago total entre ambos créditos durante el plazo de 15 años es de 482 mil 598 pesos.

4. Revisa los costos de contratación: Los costos de trasferir el crédito son: las comisiones por apertura, los honorarios notariales, los gastos registrales, que están en función del monto de crédito y el costo del avalúo. En el caso de Claudia, el gasto total era de 25 mil pesos; sin embargo, terminó pagando sólo la mitad. Es relevante comentar que algunas instituciones financieras absorben parcial o totalmente estos costos.

Gracias a la portabilidad, Claudia obtiene un beneficio mensual de mil 685 pesos y le representa un gasto de 12 mil por una única vez. Este gasto adicional se recupera en alrededor de siete meses.

5. Aprovecha la reducción para ordenar tus finanzas: La mejora en las condiciones financieras permite evaluar la conveniencia de contratar un crédito adicional para remodelar, ampliar o mejorar nuestra vivienda, o un crédito de liquidez donde el destino de recursos es libre.

Claudia contrató el crédito de remodelación para cambiar la cocina y los baños de su casa. Ella decidió incrementar el monto de su crédito actual hasta donde la nueva mensualidad fuera la misma que la actual, así pudo obtener 125 mil pesos para su proyecto de remodelación.

6. Transfiere tu hipoteca: Actualmente transferir tu hipoteca es un trámite sencillo donde la solicitud se realiza en el nuevo banco, y este último es responsable de realizar todos los trámites. Una de las preocupaciones de Claudia era que el trámite fuera largo y complicado, pero descubrió que el proceso fue sencillo.

7. Utiliza inteligentemente la mejora en condiciones: Claudia no sólo mejoró las condiciones de su crédito, además obtuvo recursos adicionales para hacer una remodelación, lo que incrementará el valor de su vivienda y su calidad de vida.

Si te encuentras en una situación similar a la de Claudia, sólo decídete a comparar tu situación actual con las distintas opciones que ofrece el mercado de créditos hipotecarios. Recuerda que esto puede implicar un gran beneficio para tu familia.

El autor es director ejecutivo de Crédito Hipotecario Scotiabank y coordinador del Comité de Crédito Hipotecario ABM.

También te puede interesar:
El crédito hipotecario: el maratón de los créditos al menudeo