Opinión

Los asesores de ICA

 
1
 

 

De Jefes.

Aumentaron sus pérdidas y sus deudas contadas hasta el tercer trimestre de 2015. En ese marco anunciaron que esta empresa, ICA, será asesorada por Rothschild México para mejorar su operación y liquidez. ¿La respuesta del mercado? Un gran nerviosismo. Sólo ayer sus títulos perdieron una cuarta parte de su valor en la BMV. ¿Por qué?

Rothschild, la líder este año de operaciones de compra y venta de grandes empresas, suele trabajar con compañías inmersas en procesos de reestructura financiera y en concurso mercantil.

Por eso durante una conferencia telefónica el jueves, Gabriel de la Concha, director de finanzas de la constructora, se vio muy presionado por insistentes preguntas de analistas. ¿Sus dudas? Querían saber si habrá concurso mercantil. Respuestas evasivas desesperaron a analistas que evidenciaron su desconfianza con un desplome de acciones.

Al parecer, ICA que dirige Alonso Quintana, tiene ya varios meses trabajando con Rothschild. Pero no es el único asesor. Pregunte ahí por Alfonso González Migoya, el superhéroe de Grupo Industrial Saltillo (GISSA).

Slim en Poza Rica
Que no fue sólo con el crédito de Banco del Bajío. Ése fue el origen antes conocido de la portuguesa Mota-Engil y de Grupo PRODI para financiar la autopista Cardel-Poza Rica. Al parecer también entró en acción el apellido Slim. IDEAL, el brazo constructor de esa familia recientemente acordó fondear parcialmente el capital de riesgo que requiere la autopista por un monto de mil 100 millones de pesos, de los mil 300 millones que propuso el consorcio ganador.

Esa autopista de 128 kilómetros de longitud fue adjudicada el año pasado con una oferta de tres mil 470 millones de pesos más IVA en costo de obras.

IDEAL, que preside Marco Antonio Slim, podría recuperar el monto que inyectará al proyecto con los flujos que la misma obra genere o con un pago en acciones de la concesionaria. Sí hay de dónde.

Fibra Uno saldrá a defender sus títulos
En épocas de vacas flacas, normalmente las empresas salen a recomprar sus acciones cuando pocos las quieren en el mercado.

Vamos, cuando están baratas. Este esquema no es aún común en los Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces, las Fibras. Pero le contamos que Fibra Uno ya lo considera con un fondo de recompra de alrededor de 300 millones de dólares, que utilizará de forma discrecional.

Sólo en lo que va de este año sus Certificados Bursátiles Fiduciarios Inmobiliarios (CBFI) perdieron 16.5 por ciento de su valor y 20 por ciento en 12 meses. Ese descuento podría continuar ante la expectativa de que aumenten las tasas de interés del banco central estadounidense.

Ahí no acaba. La Fibra que preside André El-Mann pretende recomprar y después utilizarlos para realizar nuevas adquisiciones. ¿Podrán hacerlo? Para ese esquema siguen en pláticas con la que definirán un mecanismo.

También te puede interesar: 
Precios ‘ponen’ sabor a Herdez en México
¿Cómo cumplirá Banorte?
Tropiezo en concreto