Opinión

Los asegunes del reformismo


 
Queda claro que el nuevo andamiaje en el que descansará el sistema electoral mexicano fue fruto de la negociación compartida. O sea que algunos dejaron torcerse la mano para que se aprobara la reforma pese a no estar tan de acuerdo totalmente en los cambios propuestos.
 
 
Para algunos, la partidocracia sentó sus reales, para otros este es un viraje importante a una nueva etapa de relaciones entre los partidos, el Congreso y el gobierno.
 
 
Los acuerdos se aprobaron aun en contra de la opinión de personajes como el presidente de la República, pues es conocida su oposición a la reelección legislativa y de los alcaldes, la misma que sostiene su paisano el gobernador Eruviel Ávila Villegas. Aunque ambos se han dicho respetuosos de lo se resuelva a nivel federal, Ávila advierte que no comparte ese esquema ya que permite prácticas políticas poco sanas. El enquistamiento en el poder, ¿o no?
 
 
El paquete de reformas que recién aprobó el Senado y que en la Cámara de Diputados podría votarse hoy mismo, es algo más que una miscelánea de cambios propuestos por panistas y perredistas, tampoco se queda sólo en una reforma electoral y va más allá de lo que algunos consideran como una reforma descafeinada. Se trata de formalizar uno de los primeros modelos de gobierno de coalición, cuyas alianzas formales garantizarán una mayoría del gobierno en turno en el Congreso, que cambiaría radicalmente nuestro esquema de los gobiernos divididos.
 
 
Pero también hay que decir que los legisladores están quedando a deber. Se regalaron con plazos de hasta 12 años como diputados federales o senadores, pero no quisieron entrarle al achicamiento del Congreso, cuando había propuestas definidas para reducir al menos a 100 diputados y 32 senadores. Pero no le entraron.
 
 
La transformación del IFE en INE es propuesta del PAN y del PRD, aunque el PRI admite que colaboró en el diseño de la creatura. Y hay se los haiga.  Eso sí, el nombramiento de los integrantes de los organismos electorales lo hará el INE, lo que le dará un poder escalofriante.
 
 
Esperemos que a la larga no se arrepientan con el INE, pues de entrada aumentará estratosféricamente los costos de las elecciones. Y si los diputados no se han puesto de acuerdo para nombrar a cinco consejeros del IFE –condenado al patíbulo en unos meses--, no nos queremos imaginar la rebatinga que se hará por los once puestos que crearán para el nuevo organismo.
 
 
La energética a la vista
 
 
David Penchuyna ha decidido darle tiempo al tiempo y permitir que el dictamen de la reforma energética privilegie el debate de las ideas y propuestas. Hace bien para que se escuchen todas las voces.
 
 
En comisiones hoy inicia el proceso de dictaminación de la reforma energética y es posible que el tema se esté votando el fin de semana.
 
 
No se pierdan por nada del mundo la nota principal de EL FINANCIERO, que presenta un interesante sondeo que pueden disfrutar de manera virtual en la página web www.elfinanciero.com.mx Vale la pena y es revelador.
 
 
Lavaderus est
 
 
Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza.
 
 
1.- El quebranto en la salud del Peje tendrá importantes consecuencias en los liderazgos de la izquierda.
 
 
Aunque los pronósticos de los médicos son buenos, la pregunta es quién asumirá la responsabilidad de dirigir un partido que en esencia es unipersonal. ¿El hijo de López Obrador, Martí Batres, Ricardo Monreal? Son muchas las preguntas sin respuesta.
 
 
2.- Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla, fue anfitrión en la visita del general Salvador Cienfuegos Zepeda en la develación de una placa conmemorativa al Centenario del Ejército Mexicano.
 
 
3.- Están por darse a conocer los resultados de la encuesta sobre el aumento al Metro. Adivine el resultado. Sí, tarifa diferenciada.
 
 
4.- El gobernador veracruzano Javier Duarte de Ochoa definió las prioridades en la iniciativa de gasto púbico de la entidad para el próximo año. En el anteproyecto de presupuesto que se analiza en el Congreso del estado, se contempla que el 76.6 por ciento del gasto será para desarrollo social; el 15 para actividades de gobierno; y el 4.2 para desarrollo económico.
 
 
Este esquema se apoya en la creación de mecanismos de inclusión y protección social; fortalecer el Federalismo, con medidas para incrementar la capacidad recaudatoria del estado y mejorar la ejecución del gasto. Vaya, como dijera Bob Dylan, los tiempos están cambiando.
 
 
Tarjetazos de la politóloga Melita Peláez.
 
 
--María Marván ya definió que no se integrará al INE, aunque la inviten. ¿Quién más dijo yo?
 
 
Twitter: @Chucho_Sanchez
 
jsanchez@elfinanciero.com.mx 
 
Blog: LavaderusEst.Mx