Opinión

Los aperturistas


 
A menos que los integrantes del Pacto por México tengan un as bajo la manga, no se ve nada fácil que en las próximas semanas las fuerzas políticas logren un acuerdo para apurar las reformas de gran calado.
 
Todos se ponen sus moños, como dicen los clásicos, y eso dificulta las posibilidades de una gran reforma de consenso en materia político electoral. Y pone no piedritas sino rocas en el camino a las otras reformas.
 
El líder nacional del PRI, César Camacho afirma que será más difícil sacar la reforma política que las energética y la fiscal. ¿Será?
 
 
Son dos los puntos neurálgicos que lo fundamentan, los ajustes constitucionales para pasar de un régimen presidencial a otro de coalición o semiparlamentario y la eventual creación de un Instituto Nacional de Elecciones.
 
 
Y quizá tenga razón, porque en el tema energético, Camacho Quiroz tiene claro por dónde se dará la negociación.
 
Hay que tomar nota de las definiciones que hizo Camacho en las páginas de El Financiero.
 
 
-El PRI, de ser necesario, estaría dispuesto a impulsar cambios constitucionales para consolidar una reforma energética amplia. (Esto alínea la negociación con el PAN).
 
 
-El presidente Enrique Peña Nieto no hará uso de sus atribuciones para enviar las dos iniciativas preferentes a las que tiene derecho. (Esto da más juego a la construcción de acuerdos partidistas)
 
-El gobierno federal no ha considerado la posibilidad de gravar ni aumentar los impuestos en alimentos y medicinas. (Fiu)
 
 
Pero todavía falta que la iniciativa energética del PAN, a la que los corderistas están dispuestos a cambiarle hasta el modito de andar, cuaje en la mesa de negociaciones de los partidos. Si en el último tramo se incorporara el PRD, lo cual parece algo improbable, entonces la reforma energética se convertiría en una de las decisiones históricas de consenso más importantes desde la expropiación petrolera. Ojalá, quién quita, ¿no?
 
 
Es el debate sobre la reforma energética, toca muchas fibras sensibles, sobre todo el tema del nacionalismo a ultranza que para estas alturas del siglo XXI, el concepto de la propiedad y la soberanía has cambiado sustancialmente.
 
 
El nacionalismo revolucionario, por ejemplo, ya es pieza de museo. El régimen presidencialista está enmohecido. Y las perspectivas de los gobiernos de coalición y el perfil semiparlamentario, son modelos a los que el partido en el poder, apoyaría. Ya nadie puede gobernar solo. Esta sería la era de los aperturistas.
 
La cuestión es ver, qué partido o fuerza se muestra dispuesta a pagar los costos de los cambios que le urgen al país. Ya es tiempo que aporten algo, ¿no?
 
Se le acabó el veinte
 
Y ya muy cerca del arranque del periodo ordinario de septiembre, está a la vista que se le acabó el veinte a Ernesto Cordero. En mayo las desaveniencias con Gustavo Madero y otros panistas, causaron su baja como jefe de la bancada panista en el Senado. Pronto terminará su periodo de un año al frente de la mesa directiva del Senado de la República y se convertirá en un mortal más entre los legisladores. Aunque ya está preparando su campaña para buscar la dirigencia albiazul, ¿qué no?
 
 
Pero la parte interesante es el relevo de Cordero. Todo apunta a que el yucateco Emilio Gamboa Patrón se instalará en la mesa directiva y es al priista al que tocará llevar la orquesta legislativa ante las nuevas reformas. Aunque ganas no le faltan a Miguel Barbosa para presidir el Senado (nos recuerda los meses de gloria republicana del guanajuatense Carlos Navarrete), por ahora ese escenario se vislumbra un tanto cuanto complicado, pues además en los corredores del Senado dicen que sería algo así como la extensión de Cordero en el manejo de la Cámara. Y que conste que Barbosa y Cordero no son almas gemelas aunque uno los vea como clonados.
 
Lavaderus est
 
Columnómetro del licenciado Aquiles Baeza.
 
1.- El berrinche fue grande, dicen. Una reciente encuesta del Cesop mostró que más del 50% de sus entrevistados está en contra de la privatización de Pemex.
 
En el primer círculo de San Lázaro se pararon de pestañas. ¿Y si hubiera sido al revés?
 
2.- Dicen que la próxima semana estaría lista la propuesta del gobierno federal en materia energética.
 
3.- Muy mal se ven los panistas de nuevo cuño cuestionando a Luis Felipe Bravo Mena. Y aunque la verdad les incomode, el mexiquense no tuvo la culpa de que el PAN entrara a la onda tribal o grupera.
 
 
Tarjetazos de la politóloga Melita Peláez
Durante la presentación de la cruzada nacional contra la informalidad, de la cuenta de Zenyazen Flores en Twitter: “Dice Juan Pablo Castañón (Coparmex) que “no muy lejos de aquí (Palacio Nacional) hay alguna muestra de informalidad”. Si vieran Correo Mayor”.
Blog: LavanderusEst.Mx